LA GESTIÓN DE LA EMOCIÓN AJENA

meeting-106591_640

desde el taller para Libros Libres por Paolo Iudicone y F. Javier Moreno

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL ES TAMBIEN INTRAPERSONAL

Hemos aprendido a gestionar la emoción así dicha intrapersonal en nuestros primeros talleres (aquí  los artículos relacionados: parte 1, parte 2, parte 3).

Esa es una base imprescindible para el desarrollo y la aprovechamiento de todos los tipos de inteligencias multiples de Gardner.

Saber percibir, reconocer y manejar las emociones propias no es todavía suficiente. Mujeres y hombres vivimos en un mundo social en el que conseguir un resultado significa saber pedir, responder, contactar con los demás con todo el cargo emocional que también ellos llevan.

Por eso la inteligencia emocional es tanto intrapersonal como – precisamente – intrapersonal.

La llave está en dos palabras, que hablan de actitudes, habilidades, técnicas: rapport y asertividad.

EL RAPPORT

A través del rapport creamos una buena relación con el otro. Alguien lo define como el arte de conseguir que alguien quiera escuchar lo que decimos porque confía que es creíble e importante para él.

El rapport se crea esencialmente acompasando nuestra contraparte con:

  • voz
  • cuerpo
  • lenguaje.

En este ultimo caso se haga referencia a los sistemas representacionales visual, auditivo, kinestésico.

LA ASERTIVIDAD

Por su parte, como estrategia y estilo de comunicación, la asertividad se diferencia y se sitúa en un punto intermedio entre otras dos conductas polares: la agresividad y la pasividad. Es un comportamiento comunicacional en el cual la persona manifiesta sus convicciones y defiende sus derechos. Es una forma de expresión consciente, congruente, clara, directa y equilibrada, cuya finalidad es comunicar nuestras ideas y sentimientos o defender nuestros legítimos derechos actuando desde un estado interior de autoconfianza, en lugar de la emocionalidad limitante típica de la ansiedad, la culpa o la rabia. A través de la asertividad

  • resolvemos de una manera más sana los conflictos, pudiendo frenar discusiones que de otra forma acaban deteriorando la relación.
  • Mejora nuestra autoestima al haber podido expresar nuestros deseos, opiniones, críticas justificadas sobre algo, lo que nos molesta y los sentimientos que experimentamos.
  • Al no responder de forma agresiva, nuestros interlocutores nos escucharán mejor y con más atención, al no sentirse atacados.

Desde la asertividad es posible gestionar una persona que expresa:

  • Rabia. Hablando con fluidez y control, seguros y relajados. Teniendo  una postura recta y manos visibles mientras miramos a los ojos. Los gestos serán firmes sin aspavientos.
  • Tristeza. Mostrando interés con la postura, declarando agrado por escuchar mientras demonstramos respeto por lo que el otro piensa y siente, con confianza en sus capacidades.
  • Miedo. Llevando el interlocutor al seguro aquí-ahora, si necesario a través de una análisis de la situación. Suportando el ella/él en la gestión con la visualización de las posibles situaciones y sosteniéndole formulando un elenco de sus recursos y re-encuadres positivos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s