Archivo de la categoría: Sostenibilidad

EL ALMA GEMELA EXISTE TAMBIEN EN EL TRABAJO. ENCUENTRALA A TRAVES DE LOS VALORES.

Este articulo surge a raiz de la entrevista que me ha echo
Cristina Penco de Business People Italia.

En un articulo de Forbes, una asociación de éxito tiene tres características fundamentales: confianza, misma modalidad de comunicación, competencias que se complementan. En su opinión: ¿Cual es el primer paso para asociarse con una persona?

 

Este momento es extraordinariamente interesante para hablar de asociaciones. El éxito en el mundo que vivimos – que muchos definen VUCA (volátil, incierto, complejo, ambiguo) – pasa a través de una red de partners: socios, colaboradores, proveedores y – si piensa a la importancia de los socials – también clientes. Usted debe crear una alianza con gente que comparte el proyecto y colabora para que tenga éxito.

Por esto, tu socio/socia ideal es en primer lugar una persona que tiene tu mismo interés hacia la misión de la empresa (su “para que”). Esto significa que comparte la mayoría de los valores a la base del proyecto.

Para convertir esta misión en una visión (el “como”) lungimirante y realistica, contar con una persona que tenga competencias complementarias conlleva cubrir los aspectos relevantes de la actividad empresarial. En Coaching by Values, por ejemplo, mi socia Paola Valeri y yo compartimos una finalidad de bienestar y eficacia en las organizaciones, y si Paola está enfocada hacia el liderazgo la eficacia del equipo, yo soy más especializado en los asuntos de la comunicación y del bienestar desde el individuo.

 

¿Cuáles son los requisitos y en qué trabajar para empezar una partnership de éxito?

No hay nada preestablecido. Las competencias se compran en el mercado y los así dichos “soft skills” (como la comunicación eficaz) se aprenden.

Como coach y partner, he experimentado que la clave del éxito a largo plazo pasa por compartir valores. Simon Dolan, creador de la metodologia Coaching por Valores,  nos provee herramientas y técnicas para identificar y alinear valores de las personas involucradas en la empresa. Aun así, el fundamento es un “asset de valores” compartido.

Por cierto, la confianza es el pilar y, aunque muchos desconocen esta posibilidad, que se puede monitorar y mejorar constantemente con acciones especificas.

 

 

¿Algunos consejos si el socio es un amigo o inclusive pareja en la vida personal?

En una relación sostenible, los dos socios tienen la misma idea de que es el éxito. Tecnicamente diríamos que los valores instrumentales los socios ponen a disposición para conseguir el objetivo final son parecidos. Cuando el nivel de la vida laboral se solapa al plano de las relaciones personales, los valores finales ya no son solamente el “éxito profesional”, si no entran en la esfera de “familia”, “cariño”, …

Tu habilidad en comunicar en esto casos es imprescindible. Si no te sientes lo suficientemente entrenado, confía en un coach: en estos casos se requiere una cantidad extraordinaria de asertividad (para tener la valentia de enfrentar temas conflictivos), habilidades dialógicas (para generar y mantener  conversaciones), inteligencia emocional  (para gestionar tu emotividad y la del otro).

 

¿Una empresa tradicional o una “start up” digital tienen las mismas reglas, o no?

No hay empresa hoy en día que pueda estar en el mercado sin “digitalizarse”. ¡Cuidado! Se despliegan nuevos escenarios para una modalidad de interactuar sin tiempo ni espacio: que los ámbitos del trabajo estén bien marcados.

Si el producto también es digital puro, se añade un tema de reactivad: se requiere voluntad y capacidad de reaccionar en tiempos fulminantes. Eso afecta el estilo de vida y de gestión…

 

 

Empezar una sociedad es para todos o hay emprendedores que pueden o deben escaquearse? 

Entre las competencias de los líderes del futuro, Marschall Goldsmith subraya la habilidad de crear alianzas. Volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad requieren personas especializadas y proactivas en tomar los riesgos, pero también las infinitas oportunidades, que este milenio conlleva. Nadie puede plantearse de tener éxito a solas.

 

Anuncios

10 OBVIEDADES A TENER PRESENTE PARA EL ÉXITO EN UN PROYECTO

Es evidente que las buenas prácticas del “Project Management” son claves en nuestro quehacer y seguro que nos van a ayudar a identificar los riesgos y a mitigar sus efectos, llegado el caso. A planificar con eficiencia las tareas y a asignar los recursos para la mayor eficiencia. A estructurar los acopios y negociar las mejores condiciones y de esta manera controlar nuestras finanzas.

Pues bien supuesto que ya estamos enrolados conviene que tengamos en cuenta algunas obviedades, que no por muy conocidas son menos importantes, y que además de terminar el proyecto cumpliendo nuestras 3c´s (Calidad, Costes y Calendario) nos permitan llegar cuerdos, sin mutilaciones y sin bajas en la singladura.

EN EL TRABAJO, LA PASIÓN ES (CASI) TODO

hotel_atrio_caceres

Te cuento una historia breve pero ejemplar. Ayer fue a comer en un Relais & Châteaux (y sí, merece ser mencionado: el Atrio de Cáceres). Perfecto en cada detalle: la arquitectura galardonada, el jardín, incluso los sonidos y la luz estaban perfectamente calibrados (de la comida no es necesario hablar). Las personas no siempre sabían todo o eran impecablemente (¿aburridamente?) formales… y por esa “imperfección” yo volveré.

Primero, al abrir la puerta se dieron cuenta que no teníamos el tiempo de una comida en el restaurante estrellado (o sea, no íbamos a gastar 500 euros a persona), aún así con una “sonrisa para grandes clientes” nos acompañaron al jardín para unas tapas gourmet en vez del menu degustación.
Segundo, camareras y maitre han sido muy entrañables, jóvenes, nada creídos (quienes van a comprar en las boutiques de Ortega y Gasset o beber en sitios de moda de Madrid saben porque valoro tanto esto…).
Tercero, el dueño y cocinero, Toño Perez, se presentó, nos habló con interés y un ojo a lo que pasaba en la cocina, nos incluso llevó unos buñuelos calientes. Y como el area de trabajo – en manera muy original – estaba de paso al comedor, los cocineros tuvieron la posibilidad de saludarnos. Ademas se veían interactuar con gusto mientras preparaban las comidas.

Cuarto, al final, con el placer de enseñarnos sus maravilloso establecimiento y bodega, el chef nos puso a disposición un ayudante para que visitamos el hotel del piso -1 al roof-top.
El chico eras super joven y comprensiblemente no lo sabía todo (por ejemplo de vino) y lo dijo serenamente. Pero nos trasmitió felicidad por trabajar con ese vino, en ese edificio con sus invenciones arquitectónicas, a lado de las esculturas que se iban intercambiando por los pasillos y la escalera … es decir nos demostró pasión para lo que hacia, el sitio donde trabajaba, las ideas y las iniciativas de sus jefes, la autentica (!) atención (acabó con una persecución para darnos un pequeño regalo de la casa).

Pues, chapeau! Para esta gente, desde el chef-star al vallet, yo volveré y me dará olimpicamente igual pagar cinco veces que en un sitio cualquiera.

Porque al final, o eres diferentes o eres barato.
Pero si le metes pasión puedes ser incluso carísimo… 

Ejemplar.

¡VIVA LA DIETA INFORMATIVA!

de José Manuel Iñiguez

Nuestro José Luis López Aranguren decía

“Somos informativamente obesos y con poca musculatura informativa”

y, como además de en otros temas, en esto también estoy de acuerdo con él, os invito a reflexionar sobre la información que manejamos y en qué medida estamos cuidando nuestra salud en este aspecto.

Uno de los ingredientes que la complicación de nuestros días en nuestra vida diaria, y aún más en nuestro desempeño profesional, se nos muestra como atractivo y del que nos cuesta sustraernos, es el de la cada vez mayor cantidad de información que manejamos y la facilidad que además las nuevas tecnologías nos permiten para que nuestra admirable curiosidad nunca se vea saciada.

Ahora bien, ¿merece la pena y es rentable en términos de resultado vs energía empleada el empleo que hacemos de la información?
¿somos conscientes de lo que realmente necesitamos y nos es útil?
¿tenemos la información que realmente necesitamos para tomar las decisiones?
Estas y otras preguntas parecidas creo que se merecen un poco de nuestro tiempo de reflexión para nuestra “salud” personal- profesional y más, si cabe, cuando somos líderes en nuestros equipos y con nuestro comportamiento y ejemplo podemos influir positivamente en el resto del equipo.

Ya en su momento Peter Drucker alertaba sobre el riesgo que las nuevas tecnologías (informática, telecomunicaciones, . .) tenían de hacer que los directivos se encerraran en sí mismos al contar con la capacidad de su PC y sus datos, abandonando su relación con el exterior. Y decía

“. . . Pero los resultados solo están en el exterior. Encuentro cada vez muchos más ejecutivos mucho menos informados sobre el mundo exterior”

Esta abundancia de información y la necesidad de estar permanentemente enganchados puede incluso ser un riesgo para nuestra vida personal siendo claro que para que la mente trabaje rápido y con eficiencia es necesario reducir la cantidad de información. Así hay quien sostiene que no es la edad la causa principal de la pérdida de memoria, que al igual que en un PC el disco está lleno.

Con todo lo anterior, y si estuviéramos de acuerdo, tendríamos que seguir el consejo de Leonard Riggio, y en un futuro cercano tendremos que tomar pastillas para vaciar nuestra mente “Perder ideas y olvidar información será equivalente a perder kilos y ponerse a dieta”.

Como lo de las pastillas no me atrae nada os propongo algunas ideas para, en todo caso, preservar nuestra salud mental y ser eficientes en nuestro quehacer diario.

  1. No tenemos que saber de todo.
    Sencillo, ¿no? Pues a priorizar, delegar, y disfrutar de que las cosas ocurran. “Estar agobiado por todo no va a solucionarlo todo”. Si separamos el grano de la paja tendremos la oportunidad de saborear la información realmente interesante para nosotros.
  2. Tomar la decisión no implica ser experto en información. Utilicemos las fuentes necesarias internas o externas para aportarnos la información relevante. Si se requiere realizar una investigación llamemos a un investigador. Si necesitamos tener idea de lo que está ocurriendo en el entorno hay servicios de resúmenes de prensa. El reto es tomar la decisión, no acumular información. Nuestro valor está en plantear las preguntas clave y no tanto en buscar las respuestas.
  3. Trabajemos la información que nos interesa y desprendámonos de todo lo demás.
    Si en un artículo hay ideas interesantes, anotémoslas, resumamos, esquematicemos, etc. Y si al terminar de leer el artículo no hay nada identificado especialmente, entonces . . .a la papelera.
  4. En la comunicación interna e informes seamos escuetos.
    Un corolario: pidamos informes concretos y reducidos. Con una hoja y un esquema no suele ser necesario añadir mucho más para explicar una idea interesante.
  5. Gestionemos el correo de forma inteligente para no caer, y hacer caer, a nuestros colaboradores en la tela de araña en la que todo el tiempo es insuficiente. Concretos, escuetos, enfocados y para la persona adecuada son entre otras cosas buenas costumbres en el uso del mail. El mail sirve para informar pero no para solucionar y mucho menos es sano utilizarlo como escudo de excusas y alivio de responsabilidades.
  6. En nuestra comunicación externa manejemos nuestras ideas con comunicación simple y al grano, no vaya a ser que lo que queramos decir se pierda en el cómo lo decimos. El uso de las nuevas tecnologías (p.e. videoconferencia) puede ahorrarnos mucho tiempo baldío y será bueno aprender a utilizarlas y educarnos en el uso.

Hay una gran diferencia entre:

  • dato e información.
  • lo urgente y lo importante.
  • lo importante para ti y para el resto.
  • la necesidad, el gusto y la adicción. También en esto de la información.

Y ya para terminar invitaros a añadir otras interesantes ideas que ayuden a que el “atosigado” profesional armado con todas las tecnologías: teléfono ultramoderno, ordenador, impresora, . . .  sea más productivo, eficiente y feliz y no caiga en la tela de araña de la información irrelevante y engullidora del único bien que como todos posee, pero que no puede hacer crecer, su tiempo.

Si logramos despejar nuestra mente podremos pensar de forma más clara.

Pinterest-Logo-Vector-by-Jon-Bennallick-02
La viñeta del articulo
YouTube
El video del articulo

DESDE, CON Y POR LA DIVERSIDAD PARA LA SOSTENIBILIDAD

Charles_de_Gaulle_Diversity-2de José Manuel Iñiguez

diviértete con el video – aprende con la viñeta – y aquí en italiano

Que lo más cómodo es gestionar a los que piensan de la misma manera, no lo puedo discutir.  Ahora bien, ¿es la comodidad un bien en sí mismo? ¿es la comodidad algo que nos garantiza el futuro?.  Por cierto ¿es la comodidad divertida?…

Hoy trataré de poner en palabras algunas ideas, sensaciones y también recuerdos sobre algo que a la mayoría de las personas nos provoca, de principio, resistencia en nuestra tarea de liderar personas. Este algo ante lo que solemos resistirnos viene dado por “lo diferente”, “el diferente”. A veces tiene sinónimos también muy conocidos “el de fuera”, “el nuevo”, “el raro”, “el desconocido”, “ el novato”, “el viejo”. . . Y otras veces etiquetas para no tenerles mucho en cuenta “el ingeniero”, el de ventas”, “el financiero”, “el informático”, “el de marketing”, . . . En fin que ante lo desconocido y diferente, lo etiquetamos, lo ponemos al lado , no le escuchamos, no le preguntamos, a veces ni le informamos y en todo caso, como creemos que lo que nos puede aportar es nada comparado con la molestia, por dios . . . que no moleste.

Es desde mi experiencia y después de no pocas veces de equivocarme que defiendo la tesis de que la diversidad es fuente de riqueza y que el liderazgo y gestión de la diversidad nos aporta extraordinarias oportunidades de sostenibilidad para el proyecto empresarial.

Y por diversidad entendemos simplemente aquellas características de las personas que nos hacen diferentes. Es por tanto el término lo suficientemente amplio como para que lo único que tendremos en común en las diferentes situaciones y organizaciones es nuestra actitud positiva como lideres a liderar y gestionar “lo diferente” y a aprovechar precisamente estas diferencias para enriquecer nuestra propuesta empresarial y hacerla más sostenible en el tiempo.


LAS OPORTUNIDADES DE LA DIVERSIDAD

  • Mejor entendimiento del mundo que nos rodea. Sea de los proveedores, accionistas, empleados, clientes, y en general de la sociedad, los diferentes puntos de vista a los que tendremos acceso nos darán la más completa y real imagen de nuestro entorno.
  • Mayor creatividad y capacidad de adaptación. Tanto desde el punto de vista de la innovación como de la operativa, la capacidad de “empatizar” con el cliente y los diferentes agentes vendrá aumentada por la variedad de puntos de vista y enfoques y un mayor bagaje cultural y de desarrollo. La mezcla adecuada de los diferentes perfiles nos permite maximizar tanto la eficacia como la eficiencia en los procesos a lo largo de la cadena de valor.
  • Un proceso de aprendizaje más saludable. Como organización, permitimos a lo largo del tiempo una adaptación gradual al momento del mercado y el desarrollo.
  • Un mejor clima laboral. En los equipos al vivir la persona como natural, la aportación de la diferencia se convierte en un valor en sí mismo y motiva a la participación y contribución personal hacia la sostenibilidad del proyecto empresarial.

Ahora bien, las anteriores ventajas, y otras que se os pueden ocurrir y que habréis vivido, no se producirán sin algunas dinámicas que tienen que estar imbricadas en la cultura de la empresa y ejemplarizadas desde los lideres, ya que la diversidad como indicábamos inicialmente no es cómoda y en principio su liderazgo es más complejo.


ELEMENTOS A GESTIONAR

  • La aceptación de la diferencia, y no solamente la tolerancia, como principio de respeto y oportunidad de enriquecimiento.
  • El respeto y honestidad de trato a la persona independientemente de la posición en que desarrolle la actividad. La opinión es válida y rica desde y por la persona.
  • La asunción del riesgo como inherente al éxito y la inducción al cambio como proceso necesario para la sostenibilidad.
  • El aprendizaje, como principio de actuación es sí mismo, de las personas y de la organización, para lo que es necesario, siempre y en todo caso, declarar el objetivo medir el resultado y establecer las dinámicas de corrección.
  • La transparencia y la coherencia como naturales en el día a día y con la comunicación adecuada a los objetivos de sostenibilidad.
  • Atención y sensibilidad al identificar las etiquetas, no solo visibles sino también invisibles, que determinan comportamientos monolíticos y en nada facilitadores de la diversidad. La puesta en marcha de las medidas oportunas producirá los efectos a corto necesarios y más importante establecerá las pautas de aprendizaje sostenibles a futuro.

Solo me queda añadir que deseo que todos trabajemos desde, por y con la diversidad ya que la sostenibilidad de la empresa y de la misma sociedad nos lo recompensará y además estoy seguro que en el camino seremos un poco más felices.

diviértete con el video – aprende con la viñeta – y aquí en italiano

¡ENVIANOS TU OPINION!

EN TUS MANOS /2

de José Manuel Iñiguez 

Felicidad©simmbarb_sxc.hu

Mira la presentación en SlideShare…

“Lo prometido es deuda” me decía mi madre de pequeño y como todavía, gracias a Dios, me lo puede recordar, he recopilado las ideas que nos habéis mandado durante estos días de navidad.
Con vuestros comentarios  y el resultado de la encuesta sobre las palabras que más reflejaban vuestra percepción de felicidad en el trabajo, os damos en esta píldora el segundo bloque de claves para ser feliz en el trabajo.

Recordar las cinco primeras ideas que se mencionaban en EN TUS MANOS /1

  1. CUIDATE
  2. BUSCA EL SENTIDO
  3. SE OPTIMISTA
  4. COMPROMETETE
  5. CONFIA

Partimos de que todas y cada una de las personas tienen talento y valor para el desempeño de la adecuada tarea y sin duda alguna en la identificación de lo adecuado tendremos la base donde posicionar los pilares de nuestra felicidad.
…vayamos a la siguiente idea…


6. MUESTRATE.

Si tú no lo haces ¿Quién…? (Y quizás la peor respuesta será: «alguien sí, pero no yo…»)
Propónte, da un paso al frente.
Mostrarse es elegir y por tanto empezar por lo que quieres.
Mostrarse es confiar, confiar en ti, en que tú puedes y confiar en los demás, abriéndoles las puertas de tus deseos.
Mostrarse es asumir el riesgo y al mismo tiempo es el primer paso para la acción, es  empezar a construir el resultado.
Mostrarse es ilusionarse e ilusionar, es el primer paso para vencer los miedos propios y ajenos.
Mostrarte es comprometerte contigo y con los demás, es empezar juntos a construir el futuro. El futuro que tú quieres. Comparte lo que quieres y muéstrate.

“Siempre que te pregunten si puedes hacer un trabajo,
contesta que sí
y ponte enseguida a aprender cómo se hace.“
Franklin Delano Roosevelt


7. SE FLEXIBLE.

Abre tu mente. Cambiar de opinión no te hace débil… Te hace más fuerte.
Hoy más que nunca el cambio no es una opción. El cambio es probablemente la única opción y tú en tu capacidad de adaptarte, desde la humildad, tienes la mejor fortaleza para sobrevivir y salir airoso en el cambio.
Es mas, siendo agente del cambio estarás en condiciones de trabajar por lo que tú quieres ¿Preferimos tener razón a ser felices…? En la adaptación está el ingrediente necesario para tener éxito en el cambio.
La flexibilidad te proporcionará el equilibrio necesario entre los retos y las habilidades… Y esto te ayudará a disfrutar en todo lo que hagas.
Ser serio te da credibilidad. Ser rígido te resta influencia.
Lo hemos oído muchas veces: Ni de los más fuertes. Ni de los más rápidos. Ni de los más listos… El mundo es de los más flexibles.

“El agua es mas fuerte que la roca”
Herman Hesse

So… “Be water my friend”
Bruce Lee


8.    
APRENDE. 

Aprender es, en sí mismo, un resultado de éxito.
Además en el  aprender el éxito está asegurado, solo depende de ti, de tu actitud. Aprender está en la base del futuro. En el aprender está la mejora y en la mejora la sostenibilidad.
Se aprende escuchando. Se aprende observando. Se aprende haciendo. Se aprende midiendo. Se aprende de los demás. Se aprende con los demás. Se aprende queriendo. Se aprende ganando. Se aprende perdiendo.
Se aprende siempre… que tu quieras. Es fácil… solo depende de ti.
Y cuando aprendes creces. Y crecer motiva, ilusiona… te hace feliz.
En nuestro camino sostenible me adhiero a esa máxima

“El trabajo más productivo es el que sale de las manos de un hombre contento“
Victor Pauchet

y soy acérrimo seguidor del pensamiento de mi admirado amigo y compañero Rafael Romero

“Que suerte da el estudiar en los exámenes”


9. DISFRUTA.

Aprovecha el aquí y ahora
Disfruta de tu trabajo. Es un alto porcentaje de tu felicidad en la vida
¿Invertirás 40 años de tu vida en lo que no te gusta?
Disfrutar mientras trabajas dará sentido a 40 años de trabajo. Busca tu profesión en la que disfrutas. Merece la pena la inversión.
¿Trabajo, carrera, vocación? Tu decides. Y después. . . disfruta la decisión. Mira hacia adelante. Transita el camino elegido y mejora en él. Como decía Jonas Edward Salk : “La recompensa del trabajo bien hecho es la oportunidad de hacer más trabajo bien hecho.“
Y en el camino elegido el humor es algo para tomarse realmente en serio y los pensamientos positivos fortalecerán tu sistema inmunitario. Tu cuerpo, tu mente agradecerán tu risa y  los que te rodean se lo merecen.
En ocasiones como dice Whitney Houston: “Mi mayor reto es aprender a disfrutar de las largas horas de mi duro trabajo.“ puede que solo veas una pared infranqueable y es entonces donde tus compañeros serán tu mejor punto de apoyo y la risa nuestra mejor palanca.

“La risa es la distancia más corta entre dos personas”
George Bernard Shaw


10.  AGRADECE. Aprovecha todas las oportunidades. . . para agradecer.

Al agradecer reconoces al otro. Reconoces tu necesidad. Aumentas la confianza tuya y la del otro. Fortaleces el compromiso. Construyes futuro.
Al agradecer tu te fortaleces.
Agradece lo que haces. Agradece lo que ocurre. Agradece el resultado. Cuando agradeces te permites aprender. Te autorizas a crecer.

Desarrolla una actitud de gratitud y da las gracias por todo lo que te sucede, sabiendo que cada paso adelante es un paso hacia el logro de algo mas grande y mejor que tu situación actual.
Brian Tracy

Llegados a este momento pongamos un punto y aparte y esperamos algunas otras aportaciones por vuestra parte en este nuestro caminar feliz en el trabajo, clave para que nuestra vida, dentro y fuera de la actividad profesional, sea sostenible.
Para terminar dos citas que para mi son importantes y que viniendo de personas tan diferentes añaden, desde mi punto de vista, valor al hecho de ser y caminar felices en el trabajo

“Un hombre feliz es un bien común”
George Chapman

“No hay más que una manera de ser feliz: vivir para los demás”
Leon Tolstoi

Píldoras de “liderazgo y sostenibilidad” – n.3 – ARRIESGATE. SIEMPRE GANARAS.

Image

de José Manuel Iñiguez

Ralph Waldo Emerson decía: «El éxito consiste en obtener lo que se desea. La felicidad, en disfrutar lo que se obtiene».

Esta frase me empuja en nuestro camino de la felicidad en el trabajo. ¿Qué está en mis manos para trabajar en la dirección de obtener este éxito que a todos nos gusta conseguir? Si como Alva Edison decía: «Las personas no son recordadas por el número de veces que fracasan, sino por el número de veces que tienen éxito», ¿Para qué tener miedo a lo que pueda ocurrir si en el camino paso por varios fiascos?.

Sé que muchas de las herramientas, modelos y métodos que los libros y “gurús” al uso plantean para llegar al éxito tienen por principios la determinación de objetivos, la planificación de actividades, el trabajo en equipo etc., etc., y todas estas ideas me parecen acertadas y seguro que cosechan buenos resultados, por cierto, como todo lo que se persigue con ahínco y perseverancia (en este sentido J. P. Sergent planteaba que «El éxito no se logra sólo con cualidades especiales. Es sobre todo un trabajo de constancia, de método y de organización»).

También he podido constatar que todos los días en el mundo de los negocios hay quien recibe medallas, algunos hasta las comparten y seguro que todos habrán hecho algo para merecerlas.
Las preguntas de hoy, a las que quiero dar mi personal aportación, son ¿cuántas de estas medallas que nos adjudicamos responden fielmente a lo que se perseguía? y por otro lado ¿qué hacer para conseguirlas con eficiencia y honestidad?

Desde las experiencias, más que desde los conocimientos e influencias académicas, confieso que una de las prácticas más útiles que he experimentado proviene del simple ejercicio de la predefinición del éxito y de forma más amplia de la exposición pública de dicha predefinición.
Cuando lo hice yo, no siempre tuve éxito. Es más, a veces me han incluso prendido unas medallas y aún así yo sentía que lo que pretendía conseguir estaba todavía lejos de mi alcance.

Ahora bien he de decir que incluso las más duras y aparentemente desastrosas experiencias me han ayudado a formarme. De las anteriores y de las otras, no tantas, en las que hasta me pusieron una medalla, es de las que os comento que el éxito bien entendido debe ser predefinido y además ayuda a obtenerlo el que se exponga públicamente dicha predefinición.

En la predefinición se encuentra el sentido del esfuerzo, se identifican las armas con las que se cuenta, se orienta a los compañeros de viaje, se predispone al compromiso, se contagia el entusiasmo y anima a la honestidad.
Además en la exposición pública se plantan las bases de transparencia y discusión constructiva que añadirá riqueza y permitirá el descubrimiento de gratificantes alternativas y nuevos caminos.

Con lo anterior será más fácil y eficaz disfrutar de la delegación de tareas, sin perder un ápice del ejercicio de responsabilidad, y por tanto estaremos en disposición de emplear nuestro tiempo y energía, y el de nuestros compañeros de equipo, de la forma más eficiente.

Es evidente que el riesgo es también público y no podremos después escondernos ni disimular ya que  los resultados, incluso los no deseados, siempre llegan. Si son los deseados podremos sentirnos orgullosos y será honesto el reparto de medallas, y si no son los perseguidos siempre nos quedará el aprendizaje en común y el compartir con el equipo lo andado para así ir mejorando día a día.

Solo añadir que en la predefinición del éxito tenemos el principio del proceso y que si este paso nos lo saltamos nos arriesgamos a caminar sin rumbo y como mínimo sin coherencia en el equipo, nos será más difícil la identificación de los talentos necesarios para conseguir nuestros objetivos y por tanto emplear las adecuadas fortalezas que harán nuestro ejercicio, no solamente eficaz, sino también eficiente.
En el fondo a todos nos gusta saber ¿para qué estamos? seamos nosotros los lideres o los colaboradores.
Eso sí, como líderes, en nosotros está la responsabilidad de predefinir el éxito y en su planteamiento público nuestra honestidad y nuestra mejor herramienta para empezar con buen pie el camino.

Ya para terminar esta breve reflexión os diré que mis experiencias exitosas han venido de la mano de alguna idea (con una es suficiente), bastante olfato y todo el coraje que podía poner en marcha y confesar que cuando el éxito deseado no ha llegado ha sido, casi siempre, por falta de la valentía necesaria.
Que las medallas lleguen o no, que no nos quiten el disfrute…

Y como Albert Einstein establecía: «Si A es el éxito en la vida, entonces A = X + Y + Z. Donde X es trabajo, Y es placer y Z es mantener la boca cerrada».