Archivo de la etiqueta: felicidad

CON 5 SUEÑOS BAJO EL BRAZO

de Paola Valeri – pvaleri@pvaleri.net
Consultora – Coach sistémica

Sentada en el tren de vuelta a casa, después de cuatro días intensos en el Máster Internacional de Coaching Por Valores, reviso los apuntes y una frase me llama la atención: “trabajar en el mundo de las ideas antes de devolver los problemas ya resueltos al mundo real”.


DEL ENFOQUE EN EL PORQUE…

La formación clásica nos dice que para encontrar soluciones tenemos que comprender los problemas, desmenuzarlos, buscar datos, hacer mediciones, identificar errores, pautas, tendencias, responsabilidades, etc.
…HACIA EL ENFOQUE EN EL FUTURO

Hay otro enfoque, el de las soluciones, que nos invita a buscar la excepción, descartar lo que está mal y poner el foco en aquello que funciona para ver qué podemos aprender de lo que ya hemos hecho.

Sin embargo, cuando partimos de los valores el viaje arranca en el mundo de las ideas y mira hacia adelante, no hacia atrás. Parece un pequeño detalle, pero es esencial porque es allí, hacia adelante, donde podemos imaginar.

Ir al mundo de las ideas y volver a la realidad con la solución bajo el brazo tiene mucho que ver con el sueño: la motivación de la ilusión.


¿HAS TRABAJADO EN TUS VALORES?

Coaching por Valores está basado en el modelo teórico que Simon Dolan ha creado tras dos décadas de investigación, cuenta con una metodología que guía al profesional paso a paso y con una potente herramienta de trabajo, el juego “El valor de los valores”.

A través del juego, los clientes usan los valores marcados en la baraja como canal para ir hacia lo abstracto, permitirse una reflexión ‘allí arriba’, reconocerla, aceptarla, integrarla y entonces volver ‘aquí abajo’ con unas balizas claras y bien ancladas: los cinco valores que han escogido. Cuando el cliente mira por primera vez la secuencia de sesenta valores, tiene la sensación de que todos son imprescindibles. En el proceso de distinguir y descartar la persona realiza su reflexión sobre qué es lo que considera valioso y qué no en el momento.
VALORES: FUERZA DE GRAVEDAD

Los valores son el motor que alimenta nuestras acciones, son también el filtro a través del cual interpretamos la realidad y la fuente de donde nacen las emociones.

Cuando estamos alineados y en conexión con nuestros valores fundamentales, nuestra vida fluye y no percibimos contradicciones, pero cuando actuamos en contra de nuestras propias creencias, surgen el malestar, el conflicto y el estrés.

Una vez que nos atrevemos dibujar el perfil del sueño a futuro, llevarlo a lo concreto es mucho más fácil.

¡Probar para creer!

YouTube
El video del articulo

 

Anuncios

CÓMO SALIR DE LAS CREENCIAS LIMITANTES

de Carmen Ramírez Ayala

QUÉ SON

La creencia es una afirmación personal que consideramos verdadera.

Gran parte de nuestras creencias las formamos entre los 0 y 6 años de edad, cuando nuestra mente consciente y real, aún no está desarrollada, por tanto pasan al subconsciente.

Las creencias son positivas cuando potencian nuestro valor y nuestras capacidades.

Las limitantes son una percepción de la realidad que nos impide crecer, desarrollarnos como personas y alcanzar todas esas cosas que nos hacen ilusión.


CÓMO DETECTARLAS

Si nosotros creemos que no podemos, el cerebro ya nos predispone para eso, pensando en todo lo que nos va a ir mal en lugar de todo lo que puede ir bien. Si además las decimos en voz alta, las arraigamos. Comenzar las frases con –yo creo qué – es un indicador de creencia …Actúa, y piensa por qué lo crees, y de dónde te viene esa frase, dónde la has escuchado antes….

Ejemplos de creencias limitantes de capacidad:

  • Soy malísima para los idiomas.
  • No puedo hablar en público, me bloqueo.
  • No doy más de si, no soy inteligente.

Ejemplos de creencias limitantes de posibilidad

  • No tengo tiempo para ir al gimnasio.
  • Para qué me voy a presentar a la vacante, seguro que no me eligen.
  • Ya hay mucho cv inscritos, para qué lo voy a echar.

Ejemplos de creencias limitantes de merecimiento

  • No me merezco lo que tengo
  • No merezco que me quiera tanto
  • Como no tengo estudios no merezco un buen trabajo.

Estas creencias, son el efecto acumulado de una “programación” de toda una vida y el resultado de un pasado programado negativamente.
CÓMO CAMBIARLAS

“No os creáis nada, no importa dónde lo leáis, o quién os lo haya dicho; aunque lo haya dicho yo, a menos que concuerde con vuestra propia razón y vuestro sentido común”.

-Buda-

Cuestionar una de nuestras creencias puede desestabilizar todo el sistema, al afectar a aquellas otras que se derivan o están relacionadas con ella. Esta es la razón por la que somos muy reacios, en muchas ocasiones, a modificar alguna de nuestras creencias.

Para cambiar la creencia:

  1. Detecta la creencia
  2. Establece la meta a conseguir
  3. Cambia y potencia la creencia, conviértela en palanca de acción.
  4. Cambia tú lenguaje, quitando el NO de la frase y los PEROS se re-programa la mente

Ejemplo:

  • Voy a conseguir ese trabajo.
  • Voy a presentarme a la vacante de la empresa, aprenderé y tendré nuevos retos.
  • Por intentarlo que no quede
  • Yo sirvo para eso y soy capaz.

Tu vida es un reflejo de tus creencias.

Si cambias tus creencias y tu actitud verás que cambiará todo a tu alrededor.

PD: Estas creencia te han sido necesarias hasta ahora o tienen a que ver – además que contigo solamente – también con el sistema a qué perteneces. Si te cuesta cambiarlas, habla con tú coach, seguro te podrá ayudar.

Pinterest-Logo-Vector-by-Jon-Bennallick-02
La viñeta del articulo
YouTube
El video del articulo

EL CAMBIO SE LIDERA

EL VIDEO DEL MESLA VIÑETA

Este mes, José Manuel Iñiguez, estimula nuestras discusiones con un aspecto que marca la diferencia entre empresa y empresa.

Existen tres tipos de empresas con respecto al cambio:
• las que lo sobrellevan
• las que lo gestionan (ya es un nivel de conciencia superior)
• las que, viendo llegar lo nuevo, eligen ponerse al frente

Y la tuya? Entra en nuestro sondeo (¡pincha aquí!) y danos tu opinión.

Gracias & …enjoy!

Take Our Poll

SOSTENIBILIDAD EMPRESARIAL

El otro día tuve la oportunidad de asistir a un coloquio y su posterior debate sobre la gestión del cambio. Fue interesante y estimulante escuchar a los ponentes ilusionados con las diferentes circunstancias y experiencias en torno a este tema y los diferentes métodos y herramientas que han y están utilizando para “dominar” en sus organizaciones el cambio.

Confieso que salí con un cierto sabor agridulce sobre lo debatido y el enfoque de la reunión, y también sobre mi propia participación, pues yo tampoco fui lo suficientemente explicito y claro en mis opiniones y matices, y no supe aportar mis dudas sobre el propio concepto de “la gestión del cambio”. Ahora en casa y más reflexivo me pregunto ¿qué es lo que no me cuadraba?.

Os diré que mi conclusión después de conversar con los compañeros y conmigo mismo es que lo que no me cuadraba es el punto…

Ver la entrada original 534 palabras más

LAS QUE MAS UTILES HAN SIDO… Y SIN NOTA /2

de José Manuel Iñiguez

piensa con el video – sonríe con la viñeta

Hace unas semanas compartí con vosotros algunos de los más interesantes aprendizajes que recuerdo de mis años de adolescencia, y que  reconocía que con el paso del tiempo y una vez incorporado al mundo laboral más útiles me han sido.

Por repasar mi precedente articulo  (pincha aquí para leerlo en otra pestaña) mencionaba: 1.  El balance entre derechos y deberes. 2.  Respeto y aceptación del diferente. 3.  Es rentable trabajar por el cambio. 4.  Mi confianza al servicio de lo común.

Hoy quiero mencionar otras cuatro ideas igualmente útiles y que, sin tener claro la época concreta en que empezaron a ser parte de mi, son sin embargo cruciales en el día a día. Comparten con las anteriores, además de la utilidad, la necesidad de ser desarrolladas cuanto antes mejor y encontrar tanto en la familia como en el centro educativo el espacio y el tiempo para su adquisición.

5. La resiliencia.
En un mundo donde los cambios se suceden cada vez más deprisa y donde nadie se puede quedar al margen el desarrollo de la resiliencia es una prioridad para un alumno antes de enfrentarse al mundo laboral. Aunque reconozco que en mi caso todo empezó en mi casa, es también cierto que mis maestros tuvieron un papel relevante y no solamente en su potenciación sino también en su testeo y medición. Siento que aplicaron el “zapato a mi medida” y esto, ahora reconozco, ha sido de gran ayuda.
Sin querer entrar en detalles, en los que no soy un experto, si quiero mencionar como ingredientes en mí de la resiliencia a los siguientes componentes: Inteligencia Emocional, Confianza, Empatía, Optimismo y Perseverancia.
Todavía recuerdo algunas pruebas, prácticas y trabajos en los que me pusieron a prueba y como, tanto a nivel individual, como sobre todo cuando tenía que trabajar en equipo los componentes de la resiliencia se potenciaban poco a poco. Es claro que en este tema la práctica de deporte y sobre todo cuando era un deporte de equipo y sometido a una cierta oficialidad que necesitaba de entrenamientos reglados, disciplina, y estrategia de equipo por encima de la individualidad fue muy importante para la formación de la personalidad.

6. Gusto por el aprendizaje.
Este es un aspecto que quizá más me ha servido a la hora de enfrentarme a las diferentes tareas en el desarrollo profesional y que más ha contribuido a la motivación positiva en los tiempos de cambio. El aprendizaje siempre está en mis manos y es un valor seguro por lo que, sea o no acertada la decisión, el aprendizaje es siempre un resultado de éxito. La curiosidad, el ánimo por crecer y la motivación por la mejora continua hacen que la innovación encuentre el terreno abonado y, en mi caso, el gusto por el aprendizaje está en la base.

7. Disfrutar del camino.
No agobiarme por el futuro, no preocuparme sino ocuparme y poner la energía en el camino y disfrutar del mismo sigue siendo, todavía hoy, un reto para mi.  Ahora bien, gracias a los días en que discutía con algunos de mis compañeros y maestros sobre el sentido de la vida y la importancia de hacer felices a los que están hoy cerca, mi natural inclinación “preocupadiza” ha sido soportable. Además me ha servido para sortear y salir a flote en los cambios con incertidumbre y cuando la sensación de inseguridad que mostraba el futuro era evidente. Hoy es cuando estoy y merece la pena aprovecharlo.

8. Mirar para delante.
Mirando para atrás te chocarás con la farola, me decían. Hoy sigue habiendo farolas y sigue siendo cierto. Si los ojos los tenemos delante será para algo…
Y termino de la misma manera que en el artículo hermano.

Las anteriores materias siguen siendo áreas de mejora y después de muchos exámenes no se si estaré aprobado. De lo que  estoy seguro es que sin la ayuda y el ejemplo de mis maestros mi desempeño como profesional estaría siendo seguro más ingrato y no habría disfrutado tanto del camino como lo he hecho.

Así que muchas gracias queridos maestros y la nota que llegue cuando quiera.

EDUCAR LOS LIDERES DE MAÑANA /3 – LAS EMOCIONES

Johnny-Depp_no-puedes-cerrar-el-corazon
de Carmen Ramírez Ayala
diviértete con el video

El otro día había pasado una mal momento con un cliente. No fue nada del otro mundo pero sí me sentí hundida.  Es que . . . bueno. Tampoco es importante . . . lo que sí fue importante pasó en casa.

Mi chica – una pequeñita a punto de cumplir 4 años –  se me acercó y me dijo. «Mamá, ¿estás triste?». Mi primera reacción fue la de protegerla y dije «No, cariño, no pasa nada» pero, cuando terminé la frase, en sus ojos no vi la tranquilidad que esperaba sino más bien duda o incluso susto.
Claro. Probablemente lo que pasó en su cabeza fue que ella no era capaz de entender a su madre ni  sus expresiones. Además quería ser útil, y yo la corté.

Pues bien cambié de inmediato el registro. Le abrí mi corazón  como uno hace con sus viej@s amig@s. «Uy cariño, sí, me siento fatal. Sabes que me ha pasado hoy. . . ». Y a cambio ella me regaló un beso y un «tranquila mamá, que eres la mejor madre del mundo».

Son muchos los artículos y libros que nos llegan desde diferentes medios sobre inteligencia emocional. Sí, está de moda. ¿Será porque funciona? Yo, me apunto a esta moda y para que funcione hay que practicarla.

“En cuestiones de cultura y de saber, sólo se pierde lo que se guarda; sólo se gana lo que se da.”
Antonio Machado

Quieres que tus hijos aprendan a gestionar las emociones.
Dale emociones. Atrévete a mostrarte, a desnudar tu alma. 
¿Cómo lo hago? dirás tú. Simple pero no fácil. Los niños, aprenden observándonos, si estás triste y lloras o enfadado y gritas o frunces el ceño, nombra estas emociones con tú hijo, para que sepan cómo se siente papá o mamá, y aprende a identificar lo que estás sintiendo tú.

  1. Identifica la emoción.
    Estás triste? Dí “estoy triste”. Estás enfadada? dí “estoy enfadada”.
  2. Nómbrala con precisión.
    Las emociones no son infinitas (pincha aquí para abrir el articulo sobre las emociones en otra pestaña y aquí para ver la imagen). Aprende un vocabulario más amplio y utilízalo con tus hijos.
  3. Hablad para entender el uno lo que esta sintiendo el otro.
    Hay una delgada línea entre lo que yo digo y lo que interpretas tú. Eso les permitirá tambien a los pequeños de no juzgar los sentimientos ajenos (ahora y de adultos) antes de preguntar. . .
  4. No finjas.
    Nacimos para cometer errores, no para fingir ser personas perfectas. (No sé porqué en este blog aún no hemos estrenado un articulo sobre ese asunto). El perfeccionismo es el padre de todos los obstaculos entre nosotros y la felicidad. Autoriza tus emociones y la de tus hijos.
    Born-to-be-happy

“Sólo se tiene miedo
cuando no se está de acuerdo
con uno mismo”
Herman Hesse

Cuando tú hijo esté abriendo su corazón, hablando de su emoción, escúchalo Si está triste o enfadado, acompáñale en su tristeza o enfado, sólo míralo, tómale la mano… Di que lo entiendes y trata de conectar con su corazón. Eso es inteligencia emocional.

“No cambié.
Solo aprendí y aprender no es cambiar,
es crecer”.

EDUCAR LOS LIDERES DE MAÑANA /2 – EL CARACTER

de Paolo Iudicone Castiglioni
Quì la versone in Italianomira la viñetaaprende con el video

En el primer articulo (pincha aquí para abrirlo en otra pestaña) hemos aclarado que educar es educar a la asertividad. Un elemento fundamental es la así dicha inteligencia emocional, que en definitiva es lo que nuestras abuelas llamaban buen carácter.

El carácter tiene mucho  que ver con el liderazgo en el mundo contemporáneo, mucho más que la capacidad de mando. Cada empresario puede contar la historia de un ejecutivo muy inteligente y altamente cualificados que fue ascendido a una posición de liderazgo para después fallar en el trabajo. Y también saben la historia de alguien con habilidades sólidas – pero no extraordinarias a nivel intelectual o técnico que fue ascendido a una posición similar y consiguió gran éxito.

La inteligencia emocional es la condicio sine qua non del liderazgo. Sin ella, una persona puede tener la mejor formación en el mundo, una mente incisiva y analítica , y una provista interminable de ideas inteligentes, y aún así no va a ser un gran líder”.
DANIEL GOLEMAN

De hecho es necesario hacer una premisa. En COACH 2 ENJOY entendemos que líder nos es cualquier persona que ha sido nombrado jefe, sino, que compartiendo una visión es capaz de hacer que lo demás se comprometan con la misma hacia el resultado (pincha aquí para leer en una nueva pestaña la definición de liderazgo desde el blog personal de José Manuel Iñiguez).

Lo que hoy, con un termino más explicativo llamamos inteligencia emocional es en definitiva el carácter. Como hemos visto en el precedente articulo hablando de la asertividad (pincha aquí para abrirlo en otra pestaña), lo que buscamos como educadores es que nuestros hijos aprendan el arte, cada día más vital, de relacionarse de manera eficaz con los demás partiendo de la relación con uno mismo.

Al igual que otras formas de inteligencia, el carácter se forma a través de comportamientos repetidos que, evidentemente, se hacen mas fáciles de incorporar en las primeras experiencias.

Aristoteles-SomosLoQueHacemos

Cuando se habla de conducta, ya sabemos que de poco sirven las palabras: la niña y el niño moldearán sus comportamientos según el ejemplo de los padres y otras personas relevantes[i].

De esto habla Carmen Ramírez en su articulo (pincha aquí para abrirlo en otra pestaña). La expresión abierta de las emociones y la evidencia de la gestión de las mismas por parte de los padres es el mejor medio para trasmitir estas habilidades.

En este articulo, nos enfocaremos más en hablar en lo que podemos hacer hacia las niñas y los niños para que aprendan y asimilen los elementos fundamentales de la gestión de la emoción propia y ajena hacia el desarrollo del liderazgo.

4 PAUTAS PARA ENSEÑAR LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

1. Utiliza un vocabulario rico.
Las emociones no son sólo “feliz” o “triste”. Las emociones son muy complejas y un rico vocabulario de palabras para los sentimientos puede ayudar a desplegar la complejidad de las emociones.

2. Válida los sentimientos de tu hijo.
Si tu hijo está teniendo un momento de acceso emocional, tómate el tiempo para validar sus sentimientos. En lugar de ignorar una rabieta, utilízala como enseñanza.

    • Autoriza los sentimientos: dile que es comprensible que los viva o habla de cómo tú te sentiste o te sentirías de la misma manera.
    • Nombra las emociones: ayuda a que saque y nombres sus emociones negativas.
    • Dale perspectiva: explícales para qué sirve la experiencia que está pasando y – si  es el caso – proponle que encuentre alternativas más saludables de reaccionar.

3. Enseña la empatía y los diferentes puntos de vista.
Hablalé acerca de la compasión y la empatía por los sentimientos de los demás, y de tu modelo  en tus interacciones con los demás. Si tu hijo llega a casa de la escuela enojado con un amigo acerca de un desacuerdo, tómate el tiempo para hablar a raíz del desacuerdo y ayudar a tu hijo a entender el diferente punto de vista de su amigo.

4. Enseña la comunicación efectiva.
A medida que tu hija/hijo crece, es importante que utilice una comunicación efectiva en sus propias relaciones. Y, como siempre, se empieza dando el ejemplo. Siempre cíñete a los hechos («me prometiste que harías tus tareas/te prometí llevarte al parque»), habla de cómo te sientes tú con su comportamiento no de cómo es malo («cuándo no las hace, eso me hace sentir muy decepcionada»/«siento mucho no poder acompañarte»), pide/proponle algo a cambio («este finde en vez de la piscina estudiarás lo que no estudiaste»/«te prometo que mañana vamos todos al cine»).


[i]    Perdón por la simplificación. Es evidente que hay muchos otros factores que determinan el desarrollo de los niños. En grandes líneas, sólo diremos que el enfoque “ambientalista” (sistémico en sentido amplio) subraya el rol del entorno, mientras que el “nativista” atribuye gran importancia a la genética. En ambos casos, en COACH 2 ENJOY, creemos que la visión académica tradicional se basa en una visión estática (“análisis de steady states”) y que siempre existe margen para salir de los limites definidos por el contexto y la genética.

TRES HABITOS DE UN LIDER DE LA DIVERSIDAD.

Todos-somos-igualmente-diferentes

de Paolo Iudicone

diviértete con el video – aprende con la viñeta – y aquí en italiano

En su articulo sobre la gestión de la diversidad, José Manuel Iñiguez subraya el rol del líder en discrepar, acceptar, redireccionar las tendencias que llevan al aislamiento del elemento innovador. Pero ¿quien es el líder? Qué características y capacidades tiene que tener para dirigir el cambio de enfoque en la diversidad?

UNA MISIÓN: LA DIVERSIDAD

En vez de “dirigir”, estaba tentado en decir “gestionar el cambio”.  Pero no se trata de esto. El principal objetivo de quien desea ponerse al timón de la diversidad es precisamente conseguir un equilibrio entre mando (firmeza respecto a la meta) y flexibilidad (apertura  respecto a las modalidades para alcanzarla). De aquí, la llave para contestar a la pregunta ‘quién es el lider’: cualquier persona a cualquier nivel del organigrama que facilite el camino hacia dicho equilibrio. Esto nos lleva a la primera (y en mi opinión también las más importante) de las características que tiene que tener un líder para garantizar un cambio de cultura hacia un liderazgo difuso de la diversidad…


1. HUMILDAD

Mas allá del deseable y útil coraje de reconocer nuestra habilidad y contribución, ser humilde significa reconocer que yo y mi organización todavía tenemos algo que aprender y mejorar. Este principio puede sonar fácil, por lo menos hasta llegar al inevitable corolario:  lo que falta viene de fuera, de alguien que piensa, actúa, conoce algo diferente. 


2. VISIÓN

Cuidado: no estoy propugnando la diversidad para la diversidad. No otorga una ventaja por si misma. En este sentido es muy importante tener siempre presente la visión, ejemplo: que en una empresa de instalaciones eléctricas trabaje un fontanero no es una oportunidad por si misma, eso podría ser más bien un problema, mientras no lo es el hecho de que el fontanero sea de una religión diferente que los otros miembros del equipo. ¿Cómo discrepar entonces? En tu posición de líder, pregúntate cuáles son los objetivos de la organización y cuáles sus valores.

  • Siéntate con los tuyos para definir dónde queréis llegar.
  • Distingue los objetivos de las personas y sus posiciones.
  • Pon en común y crea unión al rededor de las directrices.

…y después, declara públicamente que todos tienen libertad en las modalidades operativas. A este nivel las diferencias serán más o menos relevantes a medida que añadan o quiten posibilidad para conseguir el objetivo.


3. SEGURIDAD

«Sé lo que valgo, sé lo que quiero  y en que creo. ¡También sé que no lo se todo! Bienvenido forastero, diferente, nuevo, … Te escucho, a ver si tienes algo que pueda aprender…»

diviértete con el video – aprende con la viñeta – y aquí en italiano