Archivo de la etiqueta: paolo iudicone castiglioni

COMO MANTENER EL SISTEMA EMPRESA HACIA EL CLIENTE

de Paolo Iudicone Castiglioni

Empezamos hoy una seria de 3 artículos en tema de orientación al cliente desde la perspectiva sistémica.
Si la decisión de compra se basa en la influencia desde el sistema empresa al sistema mercado, entonces es necesario trabajar la voluntad de la empresa de orientarse hacia cliente, la voluntad de este ultimo en ser influenciado por la empresa y los factores que generan esa influencia a través de seis canales.

_____________________________________

Numerosas teorías empresariales han tratado el tema de la orientación al cliente y, en particular, cómo hacer de manera que la organización de la compañía asimile, desarrolle y mantenga de forma natural este enfoque a lo largo del tiempo.

La orientación al cliente tiene un único objetivo: conseguir que el cliente – voluntariamente y fielmente (es decir, de manera sostenible) – elija gastar su presupuesto en nuestros productos. Se trata de que “toda la estructura soporte a su equipo de ventas y servicio para tener en consideración las necesidades del cliente y satisfacer sus prioridades[1]”.

Enfoque_al_cliente

Desde un enfoque sistémico, que es el que en Coach 2 Enjoy propugnamos, podríamos ver este asunto desde una perspectiva de relación entre dos actores, la empresa en si misma y el mercado, que se relacionan a lo largo del tiempo. En particular, tratándose de convencer al cliente de “poner su dinero en nuestra mesa” (frase que los asistentes a nuestros cursos han oído a menudo de José Manuel Iñiguez), nos parece interesante ver esta actividad según los principios de la influencia.

Aplicándolos a nuestro contexto, los principios se traducen en:

  1. la empresa está sujeta a la influencia del cliente en el caso y en la medida en que quiere ser influenciada;
  2. el cliente puede ser influenciado solo si lo quiere;
  3. y en ese caso, el nivel de influencia depende de la calidad de la relación y del grado de vinculación.

Dicho esto, en el caso empresa/mercado asistimos a un caso muy particular de influencia mutua. La empresa no puede conseguir el interés del cliente si su organización no está dispuesta a recibir la influencia del cliente. Segundo, hay que procurar que el cliente quiera crear y mantener esta relación. En tercer lugar hay que desarrollar tanto una relación de calidad como un alto nivel de vinculación si queremos conseguir la fidelidad del mercado[2].

 

EL SISTEMA EMPRESA HACIA EL SISTEMA CLIENTE.

En este articulo haremos el ejercicio – que no pretendemos exhaustivo – de leer el enfoque al cliente a la luz de los principios sistémicos descubiertos por Hellinger[3].

1) Cado uno de los miembros tiene igual derecho a tener un puesto dentro del sistema.
Desde nuestro punto de vista, se precisa desarrollar una clara cultura de orientación al cliente para lograr que no se den conflictos de lealtades entre personas o departamentos fieles al cliente y el resto. Es necesario que la alta dirección defina un sistema de valores customer oriented claros, adecuadamente comunicados y coherentemente desarrollados a nivel de acciones, alrededor de los cuales crear una alianza con los colaboradores [4].

2) Hay un orden correcto de posición dentro del sistema.
Según este principio los miembros más antiguos y/o los que vigilan la supervivencia de la empresa “ocupan un lugar más alto en la jerarquía”. ¿Cuál es el lugar de los clientes en la compañía, entonces?
Nosotros creemos que los clientes están “metafóricamente” en toda la organización y eso se traduce en una priorización en los valores establecidos por la dirección y una centralidad a niveles de flujos internos (de dinero, de formación, de comunicaciones, …) desde y hacia los equipos de ventas y todos los equipos en contacto con el cliente [5].

3) Se mantiene un intercambio dinámico y siempre creciente entre los miembros de la empresa y su entorno, equilibrado no solo en cantidad sino también en calidad.
Cuando alguien me da algo, mi conciencia personal siente una deuda y un presión a devolverle para sentirme libre en esta relación.
En este sentido, es importante que el cliente reciba un servicio adecuado para el precio que paga o quizás algo más (…poco, que grandes regalos estropean la relación desde ambos lados). La gratuidad no funciona a largo plazo (y de hecho crea no pocos problemas en las ONG).
Al mismo tiempo no se le puede pedir al trabajador que lo de todo al cliente sin una adecuada compensación.
Por esa misma razón además, la vinculación del cliente a largo plazo, que todas las empresa van buscando, tiene que tener una base de libertad y elección derivada de una ventaja real.

 

COMO MANTENER LA EQUIDAD DEL INTERCAMBIO.

El equilibrio entre dar y recibir es particularmente importante y afecta la sostenibilidad de la relación con el cliente a largo plazo. Cuando se percibe una desarmonía tanto en los trabajadores en contacto con el cliente, como en los demás, la eficiencia y eficacia de la organización resulta sensiblemente afectada.

1) Persigue siempre el win-win.

2) Desarrolla una organización que aprende de la diversidad, flexible lo más posible en el desarrollo de una respuesta personalizada tanto en términos de producto como de comunicación.

3) Crea un sistema de escucha de las necesidades interna y del mercado. Tambien desarrolla un sistema de comunicación directa y rápida hacia el cliente, de manera que la captación de información, su interpretación y la respuesta (o no respuesta) no supongan un gasto desproporcional de energía.

_________________________________________________________________________

[1] Web Finance Inc: Online Business Dictionary.

[2] ¿Por qué no uno o el otro separadamente? Conocemos la segmentación del mercado que se consigue cruzándolos paramentos “vinculación” y ‘satisfacción”.

clientes_rehenes_terroristas_mercenarios_apostoles

Hay quien define la primera variable “fidelidad”. Nos cuesta utilizar esta palabra con un cliente insatisfecho. En el mercado actual, el grado de vinculación es siempre muy débil, así que es muy fácil que un cliente pase de ser ‘rehén’ a ser ‘terrorista’.

[3] Guillermo Echegarary. “Las constelaciones organizacionales”, Editorial EVD, 2008.

[4] En este sentido, queremos importante destacar que esta alianza vela como una conciencia colectiva para el mantenimiento del principio prioritario (cuando precisamente establecido como tal) de la orientación al cliente. Eso no significa que eventuales rebeldes serán identificados y excluidos sin más: hay que tener mucho cuidado porque evidencian sintomáticamente otra prioridad quizás no declarada dentro del sistema.

[5] Lamentablemente ¿qué poco se toman en serio las quejas que llegan a través de las hojas de reclamaciones o los trabajadores del call-center ? ¿No es acaso más determinante la impresión generada por un azafata borde hacia el frecuent-flyer que la comunicación de la elegante newsletter de la aerolínea?

Anuncios

3 COSAS QUE APRENDÍ “CAMBIANDO” A INGENIEROS

IN ITALIANO – EL VIDEO DEL MESLA VIÑETA DEL INGENIERO
de Paolo Iudicone Castiglioni

No todo fue un camino de rosas, pero de aquella vivencia he aprendido alguna cosa más sobre la aceptación y la diferencia. Así que si eres un comunicador, un líder de formación humanística o en general vienes de una experiencia no técnica, espero que te sirvan estas ideas para comprender a la “amada contraparte”: al ingeniero, al experto de sistemas, al informático del proveedor, etc.
Si eres un ingeniero o similar, espero que leas estas lineas con cariño para darte cuenta que, simplemente, nosotros los humanistas, a veces, hablamos otra lengua…

1) TAMBIEN LOS INGENIEROS LLORAN
Nunca olvidaré la cara que vi cuando hablé por primera vez de sentimientos en  el marco de un proyecto de cambio. El proyecto era muy técnico, para muy técnicos y yo nuevo en el sector, así que, cuando me explicaron que todo lo que necesitaban eran informaciones técnicas, yo “¡a la orden!”.
Pero lo que todo el equipo de ‘organization readiness’ aprendió es que un ingeniero también tiene miedo. Y en particular de lo que, evidentemente, aún no funciona.
Pocos otros profesionales están tan comprometidos con el resultado y les cuesta pensar que van a hacer un mal trabajo.
Por eso hay que dar un papel primordial a la comunicación: ha de ser muy precisa, y enfocada hacia todos los aspectos problemáticos de los que ya somos conscientes y que vamos a solucionar. Y tiene que ser bidireccional con un claro compromiso para escuchar dando respuestas rápidas, y mejor si son públicas.

2) NO EXISTE UN CAMBIO PEQUEÑO

Fue simplemente dar al botón el nombre ‘client’. Solo que hasta la fecha, aquel botón se llamaba ‘counterpart’.  Si no quieres recibir los mismos correos que recibí yo desde una multitud de personal desesperado, incredulo y enfadado (y creeme, no lo quieres) te aconsejo que pidas  a “los de Desarrollo” que te tengan constantemente al día de las novedades, aunque sean aparentemente insignificantes, y tú dar cuenta a tu gente.
No se trata  de volver a reunir a toda la empresa o invitar a cientos de personas de un determinado perfil a sentarse en una sala. Podría ser suficiente un comunicado con un video de simulación.
Pero eso sí: sobre todo en entornos altamente tecnológicos, cada cambio, aunque aparentemente nimio, requiere una formación.

3) SI EL BOTON ‘ENTER’ NO FUNCIONA, NO FUNCIONA NADA

Ok, has desarrollado un sistema de comunicación interna impecable, pero aún no avisa al destinatario del hecho de que alguien le ha escrito un mensaje. O has creado un nuevo organigrama, pero el correspondiente plan de incentivos no ha sido definido. O  tu proveedor ha acabado un nuevo sistema de gestión para cientos de perfiles diferentes, pero el botón de envío para actualizar la pagina individual no está implementado.
Pues… no te atrevas a decir a ingenieros que esto “casi funciona”. Acostumbrados a frenos de coches, alas de aviones, puentes, … para ellos si no da el resultado esperado, no existe (punto y a parte).
Qué hacer. Desde mi experiencia, si puedes y tienes tiempo, espera y pon en marcha la formación  sobre algo acabado. Si no, desarrolla un sandbox impecable en que tus asistentes puedan hacer todo “desde A a Z”.

EDUCAR LOS LIDERES DE MAÑANA /2 – EL CARACTER

de Paolo Iudicone Castiglioni
Quì la versone in Italianomira la viñetaaprende con el video

En el primer articulo (pincha aquí para abrirlo en otra pestaña) hemos aclarado que educar es educar a la asertividad. Un elemento fundamental es la así dicha inteligencia emocional, que en definitiva es lo que nuestras abuelas llamaban buen carácter.

El carácter tiene mucho  que ver con el liderazgo en el mundo contemporáneo, mucho más que la capacidad de mando. Cada empresario puede contar la historia de un ejecutivo muy inteligente y altamente cualificados que fue ascendido a una posición de liderazgo para después fallar en el trabajo. Y también saben la historia de alguien con habilidades sólidas – pero no extraordinarias a nivel intelectual o técnico que fue ascendido a una posición similar y consiguió gran éxito.

La inteligencia emocional es la condicio sine qua non del liderazgo. Sin ella, una persona puede tener la mejor formación en el mundo, una mente incisiva y analítica , y una provista interminable de ideas inteligentes, y aún así no va a ser un gran líder”.
DANIEL GOLEMAN

De hecho es necesario hacer una premisa. En COACH 2 ENJOY entendemos que líder nos es cualquier persona que ha sido nombrado jefe, sino, que compartiendo una visión es capaz de hacer que lo demás se comprometan con la misma hacia el resultado (pincha aquí para leer en una nueva pestaña la definición de liderazgo desde el blog personal de José Manuel Iñiguez).

Lo que hoy, con un termino más explicativo llamamos inteligencia emocional es en definitiva el carácter. Como hemos visto en el precedente articulo hablando de la asertividad (pincha aquí para abrirlo en otra pestaña), lo que buscamos como educadores es que nuestros hijos aprendan el arte, cada día más vital, de relacionarse de manera eficaz con los demás partiendo de la relación con uno mismo.

Al igual que otras formas de inteligencia, el carácter se forma a través de comportamientos repetidos que, evidentemente, se hacen mas fáciles de incorporar en las primeras experiencias.

Aristoteles-SomosLoQueHacemos

Cuando se habla de conducta, ya sabemos que de poco sirven las palabras: la niña y el niño moldearán sus comportamientos según el ejemplo de los padres y otras personas relevantes[i].

De esto habla Carmen Ramírez en su articulo (pincha aquí para abrirlo en otra pestaña). La expresión abierta de las emociones y la evidencia de la gestión de las mismas por parte de los padres es el mejor medio para trasmitir estas habilidades.

En este articulo, nos enfocaremos más en hablar en lo que podemos hacer hacia las niñas y los niños para que aprendan y asimilen los elementos fundamentales de la gestión de la emoción propia y ajena hacia el desarrollo del liderazgo.

4 PAUTAS PARA ENSEÑAR LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

1. Utiliza un vocabulario rico.
Las emociones no son sólo “feliz” o “triste”. Las emociones son muy complejas y un rico vocabulario de palabras para los sentimientos puede ayudar a desplegar la complejidad de las emociones.

2. Válida los sentimientos de tu hijo.
Si tu hijo está teniendo un momento de acceso emocional, tómate el tiempo para validar sus sentimientos. En lugar de ignorar una rabieta, utilízala como enseñanza.

    • Autoriza los sentimientos: dile que es comprensible que los viva o habla de cómo tú te sentiste o te sentirías de la misma manera.
    • Nombra las emociones: ayuda a que saque y nombres sus emociones negativas.
    • Dale perspectiva: explícales para qué sirve la experiencia que está pasando y – si  es el caso – proponle que encuentre alternativas más saludables de reaccionar.

3. Enseña la empatía y los diferentes puntos de vista.
Hablalé acerca de la compasión y la empatía por los sentimientos de los demás, y de tu modelo  en tus interacciones con los demás. Si tu hijo llega a casa de la escuela enojado con un amigo acerca de un desacuerdo, tómate el tiempo para hablar a raíz del desacuerdo y ayudar a tu hijo a entender el diferente punto de vista de su amigo.

4. Enseña la comunicación efectiva.
A medida que tu hija/hijo crece, es importante que utilice una comunicación efectiva en sus propias relaciones. Y, como siempre, se empieza dando el ejemplo. Siempre cíñete a los hechos («me prometiste que harías tus tareas/te prometí llevarte al parque»), habla de cómo te sientes tú con su comportamiento no de cómo es malo («cuándo no las hace, eso me hace sentir muy decepcionada»/«siento mucho no poder acompañarte»), pide/proponle algo a cambio («este finde en vez de la piscina estudiarás lo que no estudiaste»/«te prometo que mañana vamos todos al cine»).


[i]    Perdón por la simplificación. Es evidente que hay muchos otros factores que determinan el desarrollo de los niños. En grandes líneas, sólo diremos que el enfoque “ambientalista” (sistémico en sentido amplio) subraya el rol del entorno, mientras que el “nativista” atribuye gran importancia a la genética. En ambos casos, en COACH 2 ENJOY, creemos que la visión académica tradicional se basa en una visión estática (“análisis de steady states”) y que siempre existe margen para salir de los limites definidos por el contexto y la genética.

TRES HABITOS DE UN LIDER DE LA DIVERSIDAD.

Todos-somos-igualmente-diferentes

de Paolo Iudicone

diviértete con el video – aprende con la viñeta – y aquí en italiano

En su articulo sobre la gestión de la diversidad, José Manuel Iñiguez subraya el rol del líder en discrepar, acceptar, redireccionar las tendencias que llevan al aislamiento del elemento innovador. Pero ¿quien es el líder? Qué características y capacidades tiene que tener para dirigir el cambio de enfoque en la diversidad?

UNA MISIÓN: LA DIVERSIDAD

En vez de “dirigir”, estaba tentado en decir “gestionar el cambio”.  Pero no se trata de esto. El principal objetivo de quien desea ponerse al timón de la diversidad es precisamente conseguir un equilibrio entre mando (firmeza respecto a la meta) y flexibilidad (apertura  respecto a las modalidades para alcanzarla). De aquí, la llave para contestar a la pregunta ‘quién es el lider’: cualquier persona a cualquier nivel del organigrama que facilite el camino hacia dicho equilibrio. Esto nos lleva a la primera (y en mi opinión también las más importante) de las características que tiene que tener un líder para garantizar un cambio de cultura hacia un liderazgo difuso de la diversidad…


1. HUMILDAD

Mas allá del deseable y útil coraje de reconocer nuestra habilidad y contribución, ser humilde significa reconocer que yo y mi organización todavía tenemos algo que aprender y mejorar. Este principio puede sonar fácil, por lo menos hasta llegar al inevitable corolario:  lo que falta viene de fuera, de alguien que piensa, actúa, conoce algo diferente. 


2. VISIÓN

Cuidado: no estoy propugnando la diversidad para la diversidad. No otorga una ventaja por si misma. En este sentido es muy importante tener siempre presente la visión, ejemplo: que en una empresa de instalaciones eléctricas trabaje un fontanero no es una oportunidad por si misma, eso podría ser más bien un problema, mientras no lo es el hecho de que el fontanero sea de una religión diferente que los otros miembros del equipo. ¿Cómo discrepar entonces? En tu posición de líder, pregúntate cuáles son los objetivos de la organización y cuáles sus valores.

  • Siéntate con los tuyos para definir dónde queréis llegar.
  • Distingue los objetivos de las personas y sus posiciones.
  • Pon en común y crea unión al rededor de las directrices.

…y después, declara públicamente que todos tienen libertad en las modalidades operativas. A este nivel las diferencias serán más o menos relevantes a medida que añadan o quiten posibilidad para conseguir el objetivo.


3. SEGURIDAD

«Sé lo que valgo, sé lo que quiero  y en que creo. ¡También sé que no lo se todo! Bienvenido forastero, diferente, nuevo, … Te escucho, a ver si tienes algo que pueda aprender…»

diviértete con el video – aprende con la viñeta – y aquí en italiano

LA PREGUNTA QUE TE CAMBIA LA VIDA.

de Paolo Iudicone

CLICCA QUI PER LA VERSIONE IN ITALIANO…

Felicidad©simmbarb_sxc.hu

Ser feliz es una postura. Por eso ya lo tienes todo.
Cambiar de postura no es difícil: basta quererlo. Hazte un listado de lo que ya tienes a tu alcance. Para lo que aún no tienes, seguramente tienes los recursos para conseguirlo. Comparto con Wayne Dyer la idea de que si lo deseas es porque en tu más profundo ser sabes que puedes, si no, no lo desearías. Y si es imposible, replantéatelo: probablemente no te sirve de nada (quizás se trate más bien de una obligación familiar, una exigencia de la sociedad, un paliativo, …). Desházte de esa quimera y pasa a lo siguiente.

Ser feliz es posible ahora mismo. Si sale el sol es maravilloso, si llueve habrá algo fantástico también para hacer. Si la casa está limpia, que bonito. Si está desordenada, tienes la ocasión para practicar mindfulness con el trabajo manual …y mejor cantando.

La felicidad no está en la meta, está en el disfrutar el viaje… demasiadas palabras…
Felicidad es difrutar.

Pregúntate y contestate sinceramente. Es en tu contestación donde descubrirás los bloqueos que te impiden gozar plenamente de tu vida.
¿De que te sirve no ser feliz?

¿Y SI EL CUERPO FUERA MÀS INTELIGENTE QUE EL CEREBRO?

Image

di Paolo Petrucci
Formador  y terapeuta experto en reeducación física y postural, practica de relajación y conciencia del cuerpo en Aiteas – Barcelona.

Clicca qui e leggi la versione in italiano…

El cuerpo humano es una máquina fantástica, que consta de varios sistemas cuyo rendimiento es muy bien coordinado y supervisado ​​por nuestro cerebro. El mismo cerebro que puede tener una gran iluminación, grandes mentes que llevan el hombre a la plena afirmación y a alcanzar un equilibrio mental sólido.

Por otro lado, también se encuentran limitaciones que nos imponemos, a menudo, y que nos conducen hacia un estados de ánimo tan bajo como para lograr una auto-destrucción total y consciente.

Alguien se ha preguntado por lo menos una vez en su vida (y si no lo ha hecho esta podría ser una oportunidad para la reflexión ) la razón por la cual, esta máquina llamada el cuerpo humano, no ha logrado desarrollar un sistema para apagar el cerebro. Una especie de ”interruptor de cerebros“, que se pudiera utilizar cada vez que la razón explota, la ansiedad nos devora, y el estrés hace que nos hundimos en un estado de constante ansiedad y inquietud persistente.

La ansiedad y el estrés son reacciones normales de nuestro organismo. Pero si en nuestra vida cotidiana se presentan de forma excesiva, pueden afectar el bienestar mental, causando insomnio, fatiga y dolores musculares, hasta llegar a la depresión y ataques de pánico en los casos más graves
También pueden afectar a nuestro rendimiento en aquellas situaciones en que se requiere  concentración ( por ejemplo, en el trabajo o durante un examen ).
Entonces, si nuestro cerebro no puede ser apagado, ¿cómo podemos intervenir?

Uno de los primeros pasos, diría fundamental, es  tomar conciencia del propio cuerpo.

Ser consciente del propio cuerpo, significa en primer lugar ser capaz de escucharlo .
La respiración (además de ser una de las funciones vitales de nuestro cuerpo , a través del cual proporcionan el oxígeno esencial para la supervivencia y la reproducción de las células, contribuye al mantenimiento de la homeostasis ) tiene una función primaria estrechamente relacionada con la relajación .
Pongámonos cómodos: acostarse en decúbito supino en el suelo, cerrar los ojos y comenzar a respirar.
Incluso si los pensamientos seguirán a navegar en nuestras mentes, que se vayan libremente ( sin tratar de detenerlos o mantenerlos en vano ). Nos centramos nuestra atención en las sensaciones y en el cuerpo en sí. .

Cuando estás ansioso tiendes a respirar con la parte superior del pecho, aumentando el ritmo respiratorio y causando un estado de hiperventilación en el cuerpo y por lo tanto   disminuye la oxigenación en la sangre, este último es responsable de la mayoría de los síntomas fisiológicos y de las sensaciones desagradables que se perciben en un estado de ansiedad. Es útil aprender a practicar la respiración diafragmática, de la zona baja del pecho o de la parte abdominal. De esta manera se estabiliza el ritmo respiratorio y se mejora la oxigenación de la sangre, permitiendo así que tu cuerpo se equilibre y relaje. En consecuencia, también lograremos una disminución en la frecuencia cardíaca y respiratoria y una reducción en la tensión muscular generalizada.

Relajarse significa escuchar  y  ver tu cuerpo desde dentro, escuchar sus necesidades y aprender su idioma.

Nuestro cuerpo tiene una sensibilidad extraordinaria, mucho más rica y extensa de lo que podemos imaginar, que nos permite percibir muchas cosas en todos momentos. Pero nuestra mente, siempre ocupada en pensar, interpretar, juzgar y buscar explicaciones, no está disponible para acoger y escuchar a esta increíble variedad de sentimientos y informaciones.

Cuando nuestra mente está llena de pensamientos solo percibirá a sí misma, escuchar el cuerpo escuchando el mismo espacio, con el cuerpo. La intensidad de nuestros pensamientos es a menudo tan alta como para que sea imposible escuchar en silencio y sin expectativas, con la plenitud de nuestro ser.

Si somos capaces de salir de la parte mental y vivimos las sensaciones, podemos alcanzar la libertad de nuestro cuerpo.

TU CUERPO TIENE RAZON. Y A VECES LA RAZON NO LO ENTIENDE.

©sxc.hu-id993975 - inteligencia cuerpo - body intelligence - intelligenza corpo

Clicca qui per la versione in italiano…

de Paolo Iudicone

«No menosprecies a tu cuerpo, porque el alma está a salvo en el cuerpo como en el Reino de los Cielos». 
Matilde de Magdeburgo

Casi 800 años han pasado desde que Santa Matilde pronunciara esta maravillosa frase.
Mientras tanto, la humanidad ha pasado por la incomodidad hacia el cuerpo expresada por Agustín y la humillación que se le impuso por la Reforma y, en particular, por el calvinismo – según el cual, el camino de la salvación  viene necesariamente del no “obedecerse a si mismos” (sibi ipsis obtemperant). Las teorías posteriores han exacerbado esta tendencia a no confiar en el cuerpo, que llega a la definición misma del hombre como un ser solo pensante del “cogito ergo sum” cartesiano en la base del Iluminismo y la Revolución Industrial.

No juzgamos la utilidad o la necesidad de este paso, pero, afortunadamente, hoy en día nos sentimos felices de ver que – sobre todo con el coaching – los expertos están convencidos de que el cambio para mejor no se logra a través del conocimiento y la información sino trabajando en las creencias, es decir allí donde la “sabiduría de la mente inconsciente contacta con la conciencia y se pasa del conocer al creer” (Alex Lickerman).

Padre de este retorno al cuerpo probablemente fue un discípulo de Carl Rogers, Eugene T. Gendlin [1] , que demostró a través de su investigación en la Universidad de Chicago, que remonta a hace 40 años, que la diferencia entre un tratamiento eficaz y uno que tarda años para tener éxito está en la capacidad del propio paciente de contactar con su propio mundo interior, o mejor dicho con la serie de juicios limitantes sistemática y “paranoicamente” emitidos por la conciencia, cuyo único objetivo real es la supervivencia del cuerpo.

Programación neurolingüística, técnicas neuromusculares, tapping, son algunas de las muchas herramientas de coaching y la psicoterapia que “bordean” la consciencia para cambiar el comportamiento directamente en la mente inconsciente y que han logrado acortar considerablemente la duración de los procesos de coaching y las psicoterapias.

Como pasa a menudo, la neurociencia moderna nos ayuda a racionalizar este tema y demuestra cómo los eventos gestionados a nivel de bioenergética tienen un sustrato también bioquímico. Candace Pert, en particular, señala en primer lugar que, dada la ramificación del sistema nervioso central y periférico, aislar el cerebro de una manera clara es difícil, y también es engañoso, ya que, a través de los neuropéptidos, no solo el cerebro comunica con el cuerpo, sino también el cuerpo con el cerebro, y lo uno y lo otro se influencian mutuamente.

Y es en este espíritu que nuestros expertos nos invitan a releer la historia de nuestras enfermedades (aquí se puede encontrar el artículo de Paloma Sampayo) como un mensaje importante, casi un grito del cuerpo, a fin de “apagar” la mente consciente a través de prácticas de meditación y enfoque (aquí se puede encontrar el artículo de Paolo Petrucci).

Por mi parte, la invitación a todos a practicar mindfulness, yoga, meditación, reiki y todas esas terapias o prácticas para el autocuidado que parten de la sabiduría del cuerpo.


[1] Su instituto generosamente proporciona una cantidad de escritos interesantes en https://www.focusing.org/philo.html