Archivo de la etiqueta: poder

VIDA, PRESENCIA, RELACIÓN

Cada vez que pueda, me excluyo de la lucha para el poder, que se da en poseer la supuesto exceso, sea económico, sea físico, sea ético.

Solo estoy interesado en la relación en el aquí-ahora, concluida la cual no tengo otra motivación. En el contacto auténtico, cada exceso ya habrá sido intercambiado con reciprocidad. Propiedad, amor o razón te vienen dadas, en la espera que tú me los devuelvas con equilibrio, en una danza que se da tan solo para permitir la relación.

¿Qué otra motiv-acción se puede tener más allá de la relación? Si no se da de esta, yo tampoco estoy siendo. Eso no porque “si no me percibes tú, yo no existo”, sino porque no existo si no en el mundo, que por definición me transciende en el contacto con el otro.

De aquí el sentido de la presencia, condición o inclusive sinonimo de vida. 

Bebo con presencia este vino porque es vivir la vida con plenitud. Poco importa si habré conseguido ser tan zen de entrar en relación con algo insípido que, aún así, estimula mis sentidos, o algo más dulce.
De la misma manera, algo es disfrutar de un bien raro, otra es “divertir el ego” ostentando un símbolo, que es como tener la ilusión de que la relación se dé no en el contacto, sino soltanto en la convivencia en el espacio simbólico. En esta lógica un Vega-Sicilia, una Bentley e inclusive un cuerpo atractivo son objetos enseñados y no vehículos de la vivencia relacional, exhibidos como pruebas (ilusoria) de la reciprocidad que se limita a estar en el mismo contexto simbolico di altri membri della community.
Ilusión, en tanto que apartada del cuerpo, y por lo tanto también ilusión de poder: ¿qué poder sería si no mueve cuerpos?

Máxima ilusión por lo tanto la de creer que la Red sea instrumento que extiende mi cuerpo a la totalidad del mundo. Ilusión letal cuando riduce mi presencia al rincón muy reducido en que se encuentra el terminal, en un tiempo indefinido, así reduciando no solo la extension de mi expacio real, sino también la del desplegarse de mi tiempo de la vida, para el cual “ser humano” es a-con-tecer, es decir darse en relación, no acceptando de adaptarse pasivamente al mundo con acciones repetitivas, sino intervenir fisicamente y con-struir un a-venir.

Bebo con presencia, entonces. Y quizás me permitiré abusar de este vino, para – paradójicamente, estar un poco meno presente a migo mismo si esto me abrirá más a la relación con el otro siendo identificado como parte de un grupo que solo entiende el código de ambivalencia contención/transgresión. Código puramente metafisico ya que el cuerpo no conoce polaridad. Código ideal por así decir, siendo sin sentido (dirección) con respeto a la presencia.
De hecho, si no se da vida sin relación, tampoco se da relación si no nos entregamos a la incertidumbre “al cuadrado” del encuentro intersubjetivo.

Resistencia más sintomática es quizás la vergüenza.
La vergüenza o quita el cuepo del intercambio o reduce la cantidad de presencia quitando del intercambio la (considerable, en tanto que conectada en manera relevante con la identidad) parte juzgada.

¿QUÉ SENTIDO TENDRÍA SENTIR, SI TODO FUESE POSIBLE?

por María Guzmán Gonzalez

¿Qué sentido tendría sentir, si todo fuese posible?

La Nueva Era ha confundido profundamente ciertos conceptos importantes sobre el Ser. La cultura americana ha exportado el famoso eslogan “si tú quieres, todo es posible”.

If you wish upon a star …
you dreams come true!
Walt Disney

Este tipo de afirmación elude cualquier condicionante genético, emocional, cultural, continental… Si analizamos detenidamente, observamos que “yo puedo” está limitado con lo que puede el otro y con la interrelación entre ambos.

¿Dónde termina mi área de influencia y dónde se inicia mi respeto? Así mismo, resulta importante destacar que hay objetivos materiales y otros emocionales.

En todos de los casos, la verdadera satisfacción no subyace en alcanzarlos, sino en entire armonía en su estado presente. Ahora, en la actualidad, este tipo de pensamiento nos limita a los obreros consumidores, o bien nos determina a acumular títulos, competencias, relaciones o influencias.

Estos conceptos están íntimamente relacionados con nuestra comprensión de la libertad. ¿Hay alguien que pueda hacerme libre? ¿Qué significa ser libre?
Si consideramos la libertad como un estado, nada tiene que ver con manifestaciones externas. Por ello, no podré ser libre de ser española si he nacido en España, ni podré tener rasgos asiáticos si vengo de familia indo-europea.

Por otro lado, la cantidad de lealtades inconscientes a la formación de la personalidad y al crecimiento del Ego, impiden alcanzarlo todo.

Si solo somos un ser humano, la suma de todos tiene sentido, pero no la acumulacion de las diferentes distinciones de todos ellos. Personalmente nos parece significativo reflexionar sobre nuestra actitud interna a la hora de sentir una dificultad. si la dificultad no puede modificarse, obviamente hay que asentir. Si hay una posibilidad de cambio… ¿qué es lo que más nos libera? aunque esto no sea lo que más deseamos ahora.

Finalmente, si aunque no dependa de nosotros, la teoría sistémica nos ayuda a ver como sí está en nuestro ámbito de influencia, a través de un espacio generativo, el encontrar una confluencia en la que todos se encuentren mejor.

Realmente, nuestra conclusión es que no somos en absoluto libres para hacer lo que nos dé la gana. Muy al contrario. Preferimos desarrollar la responsabilidad del efecto de nuestras acciones, emociones y pensamientos. Sí somo libres internamente, sintiéndonos plenamente colmados por lo que experimentamos y permitiéndonos asentir a lo que es tal y como es. Al igual que damos las gracias a otra persona que está fuera y la gratitud es una emoción interna, la libertad es un estado profundo de bienestar tras un trabajo de armonía con los que nos rodea.

“Si eres un poeta, verás claramente una nube flotando en esta hoja de papel. Sin una nube, no habrá lluvia; sin lluvia, los árboles no pueden crecer; y sin árboles no podemos hacer papel. La nube es esencial para que exista el papel. Si la nube no esta aquí, tampoco puede estar la hoja de papel. Así, podemos decir que la nube y el papel ínter-son”

Thich Nath Hanh.

¡SONRIE! TE CONVIENE.

tomas_iriarte_smiling_2
de Carmen Ramirez Ayala

diviértete con el videoaprende con la viñetay aquí en italiano

Hay técnicas vendidas “de coach” que de coach no tienen nada. Estrategias de ventas para convencer, cumplidos que manipulan, maniobras de despiste que dejan al otro indefenso,… con resultados ventajosos sólo para quien las practica.
En COACH 2 ENJOY practicamos el “win-win”. No es solamente más honesto, es sobretodo más inteligente y garantiza que una relación perdure en el tiempo.

En este sentido, la sonrisa, es un súper poder. Aprende a sacarle partido.

“A veces, sonreír es la mejor forma de contribuir a cambiar el mundo”.
JOSÉ LUIS CORTES

Sonreír, es una de las herramientas más poderosas e importantes de la comunicación no verbal.

Cuando alguien nos sonríe, nuestras neuronas espejo nos incitan también a sonreír.  Aunque parece sencillo,  en realidad es un proceso en el que participan complejas actividades neuro-fisiologicasa: entran en juego especificas áreas cerebrales, circuitos neurales y hormonas.

Al sonreir movemos los músculos de la cara que producen una reacción química al cerebro liberando endorfinas, unos neurotransmisores que nos hacen sentir bien.


5 BENEFICIOS PARA QUIEN SONRIE

  1. Mejoras tú capacidad de comunicación, generando confianza y credibilidad.
  2. Para hacer sonreír a otras personas, generando un mejor ambiente para todos.
  3. Para reducir los niveles de estrés. Es un analgésico natural, con efecto sedante.
  4. Ser naturalmente más fascinante.
  5. Das una demostración de apertura y favoreces el dialogo.

“La sonrisa enriquece a los que la reciben,
sin empobrecer a los que la dan”.
FRANK IRVING


5 BENEFICIOS PARA QUEIN RECIBE UNA SONRISA

  1. La sonrisa es un acto de generosidad en si misma.
  2. Haces que la otra persona se sienta importante, tranquila y confiada.
  3. Transmite bienestar y calma. Reduce el stres.
  4. Haces que se sienta acompañado. Crea unión.
  5. Genera alegría.

¿Demasiado obvio? Si ya sabes… ¡a practicar!

“Toda la gente sonríe en el mismo lenguaje”.
MORRIS MANDEL 

 diviértete con el video – aprende con la viñeta – y aquí en italiano

¡ENVIANOS TU OPINION!

EN TUS MANOS /2

de José Manuel Iñiguez 

Felicidad©simmbarb_sxc.hu

Mira la presentación en SlideShare…

“Lo prometido es deuda” me decía mi madre de pequeño y como todavía, gracias a Dios, me lo puede recordar, he recopilado las ideas que nos habéis mandado durante estos días de navidad.
Con vuestros comentarios  y el resultado de la encuesta sobre las palabras que más reflejaban vuestra percepción de felicidad en el trabajo, os damos en esta píldora el segundo bloque de claves para ser feliz en el trabajo.

Recordar las cinco primeras ideas que se mencionaban en EN TUS MANOS /1

  1. CUIDATE
  2. BUSCA EL SENTIDO
  3. SE OPTIMISTA
  4. COMPROMETETE
  5. CONFIA

Partimos de que todas y cada una de las personas tienen talento y valor para el desempeño de la adecuada tarea y sin duda alguna en la identificación de lo adecuado tendremos la base donde posicionar los pilares de nuestra felicidad.
…vayamos a la siguiente idea…


6. MUESTRATE.

Si tú no lo haces ¿Quién…? (Y quizás la peor respuesta será: «alguien sí, pero no yo…»)
Propónte, da un paso al frente.
Mostrarse es elegir y por tanto empezar por lo que quieres.
Mostrarse es confiar, confiar en ti, en que tú puedes y confiar en los demás, abriéndoles las puertas de tus deseos.
Mostrarse es asumir el riesgo y al mismo tiempo es el primer paso para la acción, es  empezar a construir el resultado.
Mostrarse es ilusionarse e ilusionar, es el primer paso para vencer los miedos propios y ajenos.
Mostrarte es comprometerte contigo y con los demás, es empezar juntos a construir el futuro. El futuro que tú quieres. Comparte lo que quieres y muéstrate.

“Siempre que te pregunten si puedes hacer un trabajo,
contesta que sí
y ponte enseguida a aprender cómo se hace.“
Franklin Delano Roosevelt


7. SE FLEXIBLE.

Abre tu mente. Cambiar de opinión no te hace débil… Te hace más fuerte.
Hoy más que nunca el cambio no es una opción. El cambio es probablemente la única opción y tú en tu capacidad de adaptarte, desde la humildad, tienes la mejor fortaleza para sobrevivir y salir airoso en el cambio.
Es mas, siendo agente del cambio estarás en condiciones de trabajar por lo que tú quieres ¿Preferimos tener razón a ser felices…? En la adaptación está el ingrediente necesario para tener éxito en el cambio.
La flexibilidad te proporcionará el equilibrio necesario entre los retos y las habilidades… Y esto te ayudará a disfrutar en todo lo que hagas.
Ser serio te da credibilidad. Ser rígido te resta influencia.
Lo hemos oído muchas veces: Ni de los más fuertes. Ni de los más rápidos. Ni de los más listos… El mundo es de los más flexibles.

“El agua es mas fuerte que la roca”
Herman Hesse

So… “Be water my friend”
Bruce Lee


8.    
APRENDE. 

Aprender es, en sí mismo, un resultado de éxito.
Además en el  aprender el éxito está asegurado, solo depende de ti, de tu actitud. Aprender está en la base del futuro. En el aprender está la mejora y en la mejora la sostenibilidad.
Se aprende escuchando. Se aprende observando. Se aprende haciendo. Se aprende midiendo. Se aprende de los demás. Se aprende con los demás. Se aprende queriendo. Se aprende ganando. Se aprende perdiendo.
Se aprende siempre… que tu quieras. Es fácil… solo depende de ti.
Y cuando aprendes creces. Y crecer motiva, ilusiona… te hace feliz.
En nuestro camino sostenible me adhiero a esa máxima

“El trabajo más productivo es el que sale de las manos de un hombre contento“
Victor Pauchet

y soy acérrimo seguidor del pensamiento de mi admirado amigo y compañero Rafael Romero

“Que suerte da el estudiar en los exámenes”


9. DISFRUTA.

Aprovecha el aquí y ahora
Disfruta de tu trabajo. Es un alto porcentaje de tu felicidad en la vida
¿Invertirás 40 años de tu vida en lo que no te gusta?
Disfrutar mientras trabajas dará sentido a 40 años de trabajo. Busca tu profesión en la que disfrutas. Merece la pena la inversión.
¿Trabajo, carrera, vocación? Tu decides. Y después. . . disfruta la decisión. Mira hacia adelante. Transita el camino elegido y mejora en él. Como decía Jonas Edward Salk : “La recompensa del trabajo bien hecho es la oportunidad de hacer más trabajo bien hecho.“
Y en el camino elegido el humor es algo para tomarse realmente en serio y los pensamientos positivos fortalecerán tu sistema inmunitario. Tu cuerpo, tu mente agradecerán tu risa y  los que te rodean se lo merecen.
En ocasiones como dice Whitney Houston: “Mi mayor reto es aprender a disfrutar de las largas horas de mi duro trabajo.“ puede que solo veas una pared infranqueable y es entonces donde tus compañeros serán tu mejor punto de apoyo y la risa nuestra mejor palanca.

“La risa es la distancia más corta entre dos personas”
George Bernard Shaw


10.  AGRADECE. Aprovecha todas las oportunidades. . . para agradecer.

Al agradecer reconoces al otro. Reconoces tu necesidad. Aumentas la confianza tuya y la del otro. Fortaleces el compromiso. Construyes futuro.
Al agradecer tu te fortaleces.
Agradece lo que haces. Agradece lo que ocurre. Agradece el resultado. Cuando agradeces te permites aprender. Te autorizas a crecer.

Desarrolla una actitud de gratitud y da las gracias por todo lo que te sucede, sabiendo que cada paso adelante es un paso hacia el logro de algo mas grande y mejor que tu situación actual.
Brian Tracy

Llegados a este momento pongamos un punto y aparte y esperamos algunas otras aportaciones por vuestra parte en este nuestro caminar feliz en el trabajo, clave para que nuestra vida, dentro y fuera de la actividad profesional, sea sostenible.
Para terminar dos citas que para mi son importantes y que viniendo de personas tan diferentes añaden, desde mi punto de vista, valor al hecho de ser y caminar felices en el trabajo

“Un hombre feliz es un bien común”
George Chapman

“No hay más que una manera de ser feliz: vivir para los demás”
Leon Tolstoi

¿QUÉ TE TRAE EL AÑO QUE VIENE?

de Carmen Ramírez

365 días 365 oportunidades

Muchas personas ponemos el contador a cero el día 1 de Enero.
Otras lo ponemos cada cumpleaños, hay quien no se acuerda de ponerlo, y hay quienes simplemente no lo ponen porque cada día es una oportunidad. Es importante marcarse objetivos, propósitos, compromisos para el nuevo año y mantener la mirada al frente recordando siempre hacia dónde voy.

¿Cuánto tiempo llevas sin hacer algo por primera vez?
Uno de mis objetivos para este año 2014 es, hacer cosas por primera vez.
¿Qué pasa cuando pensamos en hacer algo que nunca antes hemos hecho? ¿Qué es lo primero que te viene a la cabeza? ¿Y al corazón?
Si quieres saberlo, hazlo! Permítete hacer cosas por primera vez. Primero piénsalas. Sólo con pensar ya haces mucho, comienzas a crear la intención.

Da poder a esa intención.
Este año, ya he cumplido uno de mis propósitos y además he hecho algo por primera vez. He ido a la cabalgata de reyes del centro de Madrid, a pesar de todos los comentarios que llevo escuchados durante más de 30 años.  Me planté al principio del Paseo de Recoletos, esperé un par de horitas y disfruté junto a mi hija como una niña más.

Elabora un ritual de rutina para tus próximos días y comienza pasito a pasito a hacer cosas por primera vez.
Paolo por ej. me ha enseñado a tener un diario de lo que quiero hacer a partir de lo que estoy agradecida de tener. Además, cada día escribo (¡gracias José!) todo lo que he aprendido. Así descubro que ya soy rica, esbelta y feliz. Puedo y quiero ser más, y ¡que fácil cuando la cuestión se reduce a mejorar y no a hacer revoluciones!.

¡Te deseo un feliz año 2014!

PD: ¡Déjanos tus comentarios de las cosas que vayas haciendo por primera vez¡ Podemos ayudarnos entre todos…

ESCUCHA TU CUERPO.

@stockvault-standing-focus110567

de Paloma Sampayo

Como decía Jung, la enfermedad es el esfuerzo que la naturaleza hace para curar al hombre.
Por lo tanto, podemos aprender mucho de la enfermedad para encontrar el camino de regreso a la salud y, lo que al enfermo le parece indispensable rechazar, contiene el verdadero oro que no ha sabido encontrar en ninguna otra parte.

Esa obra de arte, esa maquinaria perfecta y delicada, ese trabajador incesante sin días de asuntos propios ni vacaciones ni bajas, el cuerpo se encarga más bien de todos nuestros “asuntos propios”. Trabaja en servicio permanente desde que fuimos concebidos y desempeña todo tipo de tareas con eficacia. Nos sorprenderíamos y agotaríamos de sólo tratar de enumerar todas esas tareas y funciones. Empezando por la respiración, siguiendo por el latido cardiaco, la vista, etc.
Y, sin embargo, le tratamos como a un becario. Pocos derechos, ni voz ni voto, horas extra, escaso descanso, falta de reconocimiento… Y, claro, algún día acaba por quejarse. No lo hace con palabras, sino con su propio lenguaje.

Definición de liderazgo difuso
El lenguaje del cuerpo son los síntomas y las enfermedades. Se trata de una voz a la que estamos poco acostumbrados, al principio nos parece hosca y hostil, pero siempre ha estado ahí, aunque poco caso le hemos hecho. No se trata de volverse hipocondríaco, sino de tratar de descifrar y encontrar el sentido escondido de ese síntoma, de ese dolor de cabeza, de esa contractura perpetua y dura como una bola de golf que lleva con nosotros desde el mismo día en que nos sentamos delante de aquel ordenador, o esa molestia en el cuello, o en la zona baja de la espalda, justo donde no consigo doblarme siquiera para ponerme los zapatos por las mañanas. Tu cuerpo te está dando los buenos días, a su manera. Posiblemente porque nunca te hayas tomado la molestia en dárselos tú a él. Y ahora tan sólo quiere reclamar un poco de atención, de cuidado, de mimos.

¿Hace cuánto no te das un gustazo con una sesión para aliviar tensiones? ¿o haces unos buenos estiramientos de estos que parecen que te van a romper en dos? ¿o consultas a alguien para que te eche una mano con ese cansancio o estrés crónico que no te deja ni dormir, o con esa gastritis que no te deja ni centrarte en tu puesto de trabajo después de comer? Existe una inteligencia dentro de ti que te está dando un toque de atención. El cuerpo tiene herramientas para echarte una mano y sacarte adelante, siempre lo ha hecho y siempre lo hará.

Nuestro cuerpo tiene la inteligencia y los recursos necesarios para autorregularse y auto-sanarse.
¡Cuidado! Reacciones y adaptaciones pueden generar situaciones disfuncionales.
En particular ciertas desviaciones vertebrales producen interferencias y hacen que ese sistema falle y no sea tan preciso y efectivo. Esto es debido a que alteran la comunicación que existe entre el cerebro y el  resto del cuerpo a través del sistema nervioso y de la columna vertebral. Por tanto, cualquier alteración vertebral va a disminuir esa  capacidad de comunicación y dará lugar a síntomas y enfermedades. Un ajuste adecuado de esas subluxaciones vertebrales y una liberación de las tensiones secundarias permite liberar el potencial curativo inherente a todo ser humano.

Escucharse es la primera etapa, es a la base de cualquier terapia y sobre todo de la prevención.
Permite devolver en cuanto antes la vida y la vitalidad a ese cuerpo y a ese ser humano inteligente, autónomo, dinámico y activo.

TALLER DE GESTIÓN DE LAS EMOCIONES PARA LIBROS LIBRES /2

toma_el_timon

PARTE 2. PARA QUÉ GESTIONAR LAS EMOCIONES.

Desplegar todo tu potencial.

En programación neuro-lingüística se valora mucho una condición conocida como “estado de plenitud de recursos“. Es una experiencia total – neurológica y física – en la cual un individuo se siente en pleno poder de intervenir sobre su entorno. De hecho, es idea de la PNL que ya tenemos en nosotros mismos los recursos que nos sirve para alcanzar nuestros objetivos, pero es sólo en este estado que podemos acceder a ellos.

Pues, esta condición tiene mucho a que ver con la gestión de las emociones.

Frecuentemente se atribuye la falta de resultados a una carencia de competencia, talento, motivación, … Sin embargo, ante ciertas situaciones o en el momento de desempeñar determinadas funciones, una persona puede quedarse por debajo de sus propias posibilidades.

A veces los coachees me dicen: «es que no estaba en mi en aquella situación ..», y entonces yo: ≪ …inquietante ¡¿quién estaba en tu cuerpo?≫ …aprendemos a confiar en nosotros mismos: el problema es menos grave de lo que parece porque no está en la persona, que en otras ocasiones sí tiene pleno control de sus capacidades, si no evidentemente en “aquella situación”. Pues, precisamente para estar plenamente presentes en cada momento y con el poder de enfrentarnos a lo que vivimos como dificultad, tenemos que aprender a reconocer y gestionar las emociones.

Convivir felicemente con las emociones.

Las emociones no las puedes ni ignorarlas ni bloquearlas …o mejor dicho, sí puedes (y a veces  todos lo hacemos) pero no es inteligente.

Volvamos a la definición de Jung.
Que una chispa ha brotado es un echo. ¿Cómo podemos creer que sea posible ignorar lo que ha pasado?
¿Y cómo podemos luego pensar de bloquearla? Es una chispa, e ya ha surgido: no se puede volver atrás.

Sin embargo nosotros los seres humanos desarrollamos unos mecanismos de resistencia a las emociones para sobrevivir en un entorno que nos aparece difícil.
Eso se traduce precisamente en encontrar una estrategia creativa para enfrentarnos a algunas situaciones que vivimos como excesivamente fuertes a nivel emocional. Pero muchas veces, esas estrategias son sí eficaces, pero no eficientes (en una palabra tecnica: son ‘disfuncionales’).

¿Què hacemos más especificamente?
Según la psicología de la Gestalt, el individuo que tiene una necesidad se da cuenta a través de la sensación emocional. Luego, para satisfacer esa necesidad, se dirige hacia algo o alguien que tenga los recursos necesarios. Una vez conseguido su objetivo a través esta acción en el mundo – que para esta Escuela configura precisamente el “contacto o relación” – el individuo vuelve a retirarse.
Pues, todo este proceso – conocido como “ciclo de contacto o de relación” – puede ser bloqueado o saboteado por medio de 6 mecanismos de resistencia:

    • confluencia (se ignoran las propias pero se responde a las expectativas del entorno pero percibiéndolas como propias);
    • introyección (se tiende a cumplir con las directivas – los “se debe” – de las autoridades, sin investigar en los deseos propios);
    • proyección (no se ve la propia experiencia negativa sino la supuestamente analoga del otro);
    • retroflexión (se hace a sí mismo lo que se querría hacer al entorno o que el entorno hiciera);
    • deflexión (se disminuye directamente la intensidad del especifico estímulo externo);
    • desensibilización (se consigue convertirse en completamente indiferente a todo lo que de emotivo pasa).

Se precisa cuidado. Como subrayan los Polster, ≪lo que definimos resistencia no es una barrera maquinaria para remover, sino una fuerza creativa cuya función es permitir al individuo de gestionar un mundo difícil≫. Por eso, nadie fuera del individuo mismo que las ha creado puede – aunque quizás con la guia de un coach o de un terapeuta – tirarlas a bajo.

A eso sirve la inteligencia emocional, para:

    1. reconocer una emoción cuando la estamos viviendo;
    2. aceptarla como un simple mensaje;
    3. averiguar la necesidad de que nos avisa;
    4. reaccionar de la manera más adecuada.

Esto nos llevará a que – en vez de bloquear o sabotear el proceso que nos conduce a la satisfacción – más bien nos encontrarnos en un estado de plenitud de recursos poniendo en marcha acciones eficaces y al mismo tiempo lo más eficientes posibles.

EL COCIENTE DE INTELIGENCIA ALIMENTARIA

El “cociente de inteligencia emotiva” representa un mojón en la percepción y la gestion de las emociones.

Como bien esplica Goleman en su libro “Inteligencia Emocional”, nuestro cerebro… ya son como minimo tres.
Simplificando: el genero humano ha desarrollado muy tarde en su evolución la corteza cerebral, el centro de las sensibilidades más alta. La corteza se desenvuelve sobre un cerebro límbico – sede de las emociones – y uno reptiliano – sede de los instintos de base y de las funciones vitales.

Si con las emociones de base ya es complicado para un ser humano hacer de una manera que  la corteza – a decir la consciencia – gestione lo que el cerebro límbico comunica en terminos de miedo, tristeza, rabia… cuando digo “chocolate” ¿¡qué le pasa al cerebro?!
Cuando tengo hambre, comer el chocolate que se me queda en la nevera no es más que un acto percibido como necesario a la supervivencia e por eso incontrolable. Pero ¿de verdad no puedo sobrevivir el tiempo de ir a la tienda de abajo?
Y el día que me ha dejado con mi pareja, este chocolate ¿qué otra necesidad satisface?

De momento dejamos estas pregunta como legitimas dudas. Por cierto, hay un momento en que una persona “despierta” (a decir que vive con atención y consciencia su vida) tiene que escuchar su cuerpo, traducir lo que siente y contestar. Regla primaria de la inteligencia emocional, que pasamos tal cual a la alimentaria, esta persona evolucionada dará el tiempo a la corteza cerebral de
_reconocer que ha sido literalmente secuestrada por el cerebro reptiliano (si es hambre de comida) o por el límbico (si es fame emotiva)
_eligir:

¿comer lo primero que encuentra en la nevera (a decir cualquier cosa), lo primero que su emociones le dicen (a decir el alimento por el cual tiene apego) o darse el tiempo para hacer de su comida un acto inteligente?

Propongo entonces de introducir un cociente de inteligencia alimentaria. Se trata de una inteligencia que tiene a que ver no solo con el manejo de las emociones en el momento en que aparecen. Necesita un conocimiento de como una certa comida o comportamiento nutricional influye sobre las emociones antes de comer – que es una competencia teorica generica – y una consciencia de los efectos sobre cada individuo después – que es una forma de sabiduría sobre si mismo y su “cuerpo fisico”. Una vez adquirido ese conocimiento se puede incluso llegar a gestionar las emociones no en ‘el momento’ sino ‘a través’ de la comida.

LA FELICIDAD COMO FIN DEL COACHING

por Paolo Iudicone

En la Ontología del Lenguaje, Echeverría [1] destaca el poder que el coaching ontológico provee al individuo.
Como ser lingüístico, el ser humano se transforma a través de la tensión entre el ser “aquí-ahora” y la Nada del campo de posibilidades y “poder” es precisamente esa capacidad del lenguaje que, adecuadamente utilizado en sesión, abre posibilidades.

De acuerdo.
Pero posibilidad ¿de hacer qué?

Echeverría no puede contestar “crearse a sí mismo”, faltando en su visión un ser metafísico al qué el individuo tienda en toda su vida siguiendo el anhélito socrático «Γνῶθι σεαυτόν; (gnôthi seautón!)». El autor suple esta falta a través del concepto de la búsqueda del “sentido a la vida”. Ya, pero ¿qué daría sentido a la vida del individuo? Se podría contestar que es precisamente las conversaciones (consigo mismo y/o con el coach) el lugar donde el individuo declara lo que da sentido a su vida y en seguida actúa para conseguirlo.
No me quedo satisfecho. Me falta una guía – aunque no absoluta – que dirija al individuo hasta este sentido.

Esta necesidad la veo convincentemente resuelta por la Terapia de la Gestalt. Según Echeverría el kriterion último es el “poder”. Según Perls es el “placer”.

La de Perls y la de sus seguidores – merece la pena aclarar – no es un visión meramente dionisíaca. Sino lo contrario.

La terapia de la Gestalt invita al individuo a quedarse en la emoción – en escucha de la tensión al cambio hacía un ser diferente [2]. En este sentido, Fradin [3] destaca que entre las emociones no puedan enumerarse las positivas – de placer y alegría. Él sugiere de llamar emociones solo las sintomáticas del evento del quiebre – a decir las que rompen la trasparencia del fluir de la vida – y entonces solo las negativas: el animo de huir (miedo), el animo de lucha (rabia), la inhibición a la acción (tristeza) y sus derivaciones.

Pasando a través de las fases del ciclo de contacto [4] – en el que el individuo se mueve de la sensación interior a el ambiente donde actúa, hasta volver de nuevo a si mismo – este ser diferente se cumple (se crea). El individuo en fin se retira en un renovado estado de equilibrio “organísmico”.

En practica, el proceso se configura así: como al poner la mano sobre el fuego, el dolor nos avisa que es necesario un cambio (quitar la mano) porqué nos encontramos en una situación que puede conllevar consecuencias para nuestro bienestar, en la misma manera la emoción nos sígnala que nos encontramos en un estado no satisfactorio. Como la palabra emoción ya contiene en raíz el termino “mover” así la sensación que nos provee avisa que es necesario que actuamos para salir del sufrimiento. No creo, de hecho, que sea accidental que Echeverría cite la eliminación del sufrimiento como primer caso del poder transformacional del lenguaje [5].

Esto es precisamente su verdadero poder.
Dirigir, a través de la dirección establecida por la racionalidad “neutra” de la conversación de coaching [6], la tensión entre la polaridad negativa – el ser aquí ahora que experimenta la emoción – y la positiva – el ser deseable en un estado de animo positivo.
En el conseguido equilibrio “organismico” à la Perls, este estado de animo positivo es precisamente lo que llamamos felicidad.

En una visión contemporanea, se ha identificado la felicidad como el nuevo driver del hombre evolucionado a la hora de satisfacer su necesidades más altas [7], en paralelo al placer, factor de base de la motivación no solo del ser humano sino incluso de los otros primates superiores [8]. En este sentido se puede entender la felicidad como un estado de animo positivo que nace cuando el individuo consigue la conciencia de su autoeficacia y de su conexión tanto con los otros seres humanos como con todo el ecosistema en el qué vive [9], segundo un acepción de riqueza expresa en bienes “relacionales” [10].

Eso solo ya nos invita a tomar la felicidad como medida del éxito del coloquio de coaching.

Todavía la psicología positiva nos ha puesto en evidencia que la felicidad genera oportunidad para quienes la experimentan y entonces no está solo al final del camino, sino también es el principal recurso que abre el sendero del empowerment [11].

Para resolver el aparente bucle del objetivo “estar bien para estar bien” (porque si estas mal ¿dónde encontrar dentro de ti el impulso a elegir el bienestar?),  la psicología positiva se suporta sobre la terapia cognitiva: la premisa básica de esa metodología es que la interpretación que el coachee tiene de un acontecimiento es lo que le genera una determinada emoción. Con un refrán muy claro David Burns [12] nos invita a trabajar sobre dicha interpretación para que la emoción negativa se alivie: «las emociones siguen a los pensamientos de una forma tan clara como los patitos siguen a su madre; pero el hecho que los patitos sigan fielmente a su madre ¡no significa que la madre sepa a dónde va!». Por lo tanto, para instaurar un estado de animo positivo a partir de una emoción negativa es necesario y suficiente reinterpretar el sucedido a la base deshaciéndose del pensamiento distorsionado [13].
Para hacer esto, el coach ayuda el cliente a ponerlo en un contexto que le dé un sentido especifico y una prospectiva funcional [14].
La conversación de coaching, entonces, no solo puede ser dirigida hasta la felicidad sino puede en si misma invertir la dirección acontecimiento – emoción negativa creando un estado de animo positivo.

Sin embargo, para que el coachee se atreva en la exploración y la intervención (hacia si mismo / el otro / el ambiente) con un enfoque diferente al habitual, es necesario que sea convencido de poder sostener una “perdida momentánea de seguridad” [15]. Precisamente por eso es nuestra opinión que no sea necesario llegar al nivel de rigidez del mismo Perls, según el cual la mayoría de la psicoterapia – al no exigir un compromiso total por parte del paciente – no era diferente al «dar un caldo de pollo al enfermo para que se sienta bien» [16]. La intervención del coach requiere más bien una adecuada alternancia del apoyo y de la frustración [17] concordando pero con que «la primera responsabilidad del terapeuta es no dejar pasar, sin confrontarla, cualquier afirmación o conducta de parte del paciente que no sea relevante o evidencie su falta de auto-responsabilidad» [18].

Lo que invitamos a hacer a nuestros coachee es precisamente utilizar sus fuerza de voluntad para cambiar el modo en que procesan el Mundo y las estrategias que ponen en marcha. Se trata en particular de encontrar lo que los hace sentir bien y los recursos internos (como dice Perls “ver lo que ya está allí”) para que se sientan empoderados.

Sí, hemos vuelto a Echeverría: empoderar es la llave de un coaching que tenga éxito. Pero, no lo olvidamos a la hora de una sesión: poder de ser feliz.


  1. ECHEVERRIA R., “Ontologia del lenguaje”. Ediciones Granica. Mexico, 2007.
  2. POLSTER E, POLSTER. M, “Gestalt Therapy Integrated”. Random House, New York City (NY), 1973.
  3. FRADIN J., Le MOULLEC F., “Manager selon les personalités”. Groupe Eyrolles, Paris 2006. «Les trois états de stress sont, par ordre d’apparition physiologique: la fuite, la lutte et l’inhibition de l’action»; y FRADIN J. et FRADIN F., “La thérapie neurocognitive et comportementale”. Publibook, Paris, 2004 en BOIRON C. “Nous sommes tous faits pour être heureux”. JC Lattès, Paris, 2012. «L’état de fuite correspond à ce que l’on nomme plus communément l’anxiété. L’état de lutte correspond à l’agressivité (défensive). L’état d’inhibition de l’action sous-tend la déprime ou l’auto-dévalorisation».
  4. El ciclo de contacto se basa en el principio que el individuo persiga un estado de equilibrio interior que Perls define “organismico”. Ref. ZINKER J., “Creative Process in Gestalt Therapy”. Brunner/Mazel Publishers. New York, 1977). Acaba en una vuelta al estado de equilibrio del individuo hasta el siguiente quiebre, estado que ha sido definido como fase adicional llamada “retiro” en qué se integra la experiencia en una nueva identidad. Ref. MENDITTO M., “Comunicazione e relazione”. Ed. Erickson. Roma, 2004
  5. ECHEVERRIA R., ibidem
  6. En dicha conversación interviene la racionalidad contrapuesta al dionisiaco – la que Naranjo llama la “flecha apolínea”. En NARANJO C., “La dimensione spirituale occulta o implicita della Gestalt” en Informazione Psicologia Psicoterapia Psichiatria” n° 41- 42. Roma, settembre – dicembre 2000
  7. KOLB Bryan, WHISHAW I. Q., “Neuropsicología humana”. Panamericana. Madrid, 2005
  8. PASARO DIONISO M. R., “Bases biologicas de la felicidad”, Lecion inagugural del aula de la experiencia, Universidad de Sevilla, 2002.
  9. MENDITTO M. Aticulo en publicación. Roma, 2012
  10. NUSSBAUM M., SEN, A. K. “The Quality of Life”. Clarendon Press. Oxford, 1996
  11. «la felicidad como ventaja (…) nos pide que seamos realistas con respcto al presente, al tiempo que sacamos el máximo partido a nuestro potencial hacia el futuro». En ANCHOR S., “La felicidad como ventaja”. RBA Libros. Barcelona, 2011
  12. BURNS, D. “Feeling Good: The New Mood Therapy”. Wm. Morrow and Co. New York, 1980
  13. BEN-SHAHAR T., “La búsqueda de la felicidad”. Alienta Editorial. Barcelona, 2009
  14. MENDITTO M., 2004, ibídem
  15. MENDITTO M., ibídem. Se vea también GOLEMAN D., “Vital Lies, Simple Truths: The Psychology of Self Deception”, First Touchstone Edition. New York City, 1986. Según el autor, el intercambio de una consciencia distorsionada a favor de un sentido de seguridad es un principio organizativo que opera a varios niveles de la vida humana.
  16. RESNICK R., “Chicken soup is poison”, in: SMITH Edward W.L., “Gestalt Voices”, Highland NY, 1992. «¿Te sientes mas suportado cuando la mama te da el caldo?». El mismo Claudio Naranjo recuerda de ser sido tratado rudamente por Perls (ref. Naranjo C., ibídem).
  17. No siempre el coachee nos propone un problema o un conflicto entre diferentes necesidades, los qué supone una solución. A veces llévanos un caso de crisis personal en la qué esta revisando larga parte de sus prioridades, a veces una herida que requiere solo un proceso de soporte e acogida, otras veces incluso un trastorno psíquico. Advertimos de tener mucho cuidado y de comprobar en supervisión que no se trate de situaciones que requieren la intervención de un psicoterapeuta para la “reconstrucción” de la personalidad del cliente. Ref. Baiocchi P., “Il Counsellor come diffusore sociale in una cultura fondata sull’etica e sull’empatia”. En INformazione Psicologia Psicoterapia Psichiatria, n° 41- 42. Roma, 2000.
  18. PERLS F., BAUMGARDNER P., “Terapia Gestalt”, Arbol Editorial, Mexico, 1994 en DE CASSO Pedro, “Gestalt. Terapia de autenticidad”, Editorial Kairòs. Barcelona, 2003.