Archivo de la etiqueta: relaciones

VIDA, PRESENCIA, RELACIÓN

Cada vez que pueda, me excluyo de la lucha para el poder, que se da en poseer la supuesto exceso, sea económico, sea físico, sea ético.

Solo estoy interesado en la relación en el aquí-ahora, concluida la cual no tengo otra motivación. En el contacto auténtico, cada exceso ya habrá sido intercambiado con reciprocidad. Propiedad, amor o razón te vienen dadas, en la espera que tú me los devuelvas con equilibrio, en una danza que se da tan solo para permitir la relación.

¿Qué otra motiv-acción se puede tener más allá de la relación? Si no se da de esta, yo tampoco estoy siendo. Eso no porque “si no me percibes tú, yo no existo”, sino porque no existo si no en el mundo, que por definición me transciende en el contacto con el otro.

De aquí el sentido de la presencia, condición o inclusive sinonimo de vida. 

Bebo con presencia este vino porque es vivir la vida con plenitud. Poco importa si habré conseguido ser tan zen de entrar en relación con algo insípido que, aún así, estimula mis sentidos, o algo más dulce.
De la misma manera, algo es disfrutar de un bien raro, otra es “divertir el ego” ostentando un símbolo, que es como tener la ilusión de que la relación se dé no en el contacto, sino soltanto en la convivencia en el espacio simbólico. En esta lógica un Vega-Sicilia, una Bentley e inclusive un cuerpo atractivo son objetos enseñados y no vehículos de la vivencia relacional, exhibidos como pruebas (ilusoria) de la reciprocidad que se limita a estar en el mismo contexto simbolico di altri membri della community.
Ilusión, en tanto que apartada del cuerpo, y por lo tanto también ilusión de poder: ¿qué poder sería si no mueve cuerpos?

Máxima ilusión por lo tanto la de creer que la Red sea instrumento que extiende mi cuerpo a la totalidad del mundo. Ilusión letal cuando riduce mi presencia al rincón muy reducido en que se encuentra el terminal, en un tiempo indefinido, así reduciando no solo la extension de mi expacio real, sino también la del desplegarse de mi tiempo de la vida, para el cual “ser humano” es a-con-tecer, es decir darse en relación, no acceptando de adaptarse pasivamente al mundo con acciones repetitivas, sino intervenir fisicamente y con-struir un a-venir.

Bebo con presencia, entonces. Y quizás me permitiré abusar de este vino, para – paradójicamente, estar un poco meno presente a migo mismo si esto me abrirá más a la relación con el otro siendo identificado como parte de un grupo que solo entiende el código de ambivalencia contención/transgresión. Código puramente metafisico ya que el cuerpo no conoce polaridad. Código ideal por así decir, siendo sin sentido (dirección) con respeto a la presencia.
De hecho, si no se da vida sin relación, tampoco se da relación si no nos entregamos a la incertidumbre “al cuadrado” del encuentro intersubjetivo.

Resistencia más sintomática es quizás la vergüenza.
La vergüenza o quita el cuepo del intercambio o reduce la cantidad de presencia quitando del intercambio la (considerable, en tanto que conectada en manera relevante con la identidad) parte juzgada.

Anuncios

EN TUS MANOS /2

de José Manuel Iñiguez 

Felicidad©simmbarb_sxc.hu

Mira la presentación en SlideShare…

“Lo prometido es deuda” me decía mi madre de pequeño y como todavía, gracias a Dios, me lo puede recordar, he recopilado las ideas que nos habéis mandado durante estos días de navidad.
Con vuestros comentarios  y el resultado de la encuesta sobre las palabras que más reflejaban vuestra percepción de felicidad en el trabajo, os damos en esta píldora el segundo bloque de claves para ser feliz en el trabajo.

Recordar las cinco primeras ideas que se mencionaban en EN TUS MANOS /1

  1. CUIDATE
  2. BUSCA EL SENTIDO
  3. SE OPTIMISTA
  4. COMPROMETETE
  5. CONFIA

Partimos de que todas y cada una de las personas tienen talento y valor para el desempeño de la adecuada tarea y sin duda alguna en la identificación de lo adecuado tendremos la base donde posicionar los pilares de nuestra felicidad.
…vayamos a la siguiente idea…


6. MUESTRATE.

Si tú no lo haces ¿Quién…? (Y quizás la peor respuesta será: «alguien sí, pero no yo…»)
Propónte, da un paso al frente.
Mostrarse es elegir y por tanto empezar por lo que quieres.
Mostrarse es confiar, confiar en ti, en que tú puedes y confiar en los demás, abriéndoles las puertas de tus deseos.
Mostrarse es asumir el riesgo y al mismo tiempo es el primer paso para la acción, es  empezar a construir el resultado.
Mostrarse es ilusionarse e ilusionar, es el primer paso para vencer los miedos propios y ajenos.
Mostrarte es comprometerte contigo y con los demás, es empezar juntos a construir el futuro. El futuro que tú quieres. Comparte lo que quieres y muéstrate.

“Siempre que te pregunten si puedes hacer un trabajo,
contesta que sí
y ponte enseguida a aprender cómo se hace.“
Franklin Delano Roosevelt


7. SE FLEXIBLE.

Abre tu mente. Cambiar de opinión no te hace débil… Te hace más fuerte.
Hoy más que nunca el cambio no es una opción. El cambio es probablemente la única opción y tú en tu capacidad de adaptarte, desde la humildad, tienes la mejor fortaleza para sobrevivir y salir airoso en el cambio.
Es mas, siendo agente del cambio estarás en condiciones de trabajar por lo que tú quieres ¿Preferimos tener razón a ser felices…? En la adaptación está el ingrediente necesario para tener éxito en el cambio.
La flexibilidad te proporcionará el equilibrio necesario entre los retos y las habilidades… Y esto te ayudará a disfrutar en todo lo que hagas.
Ser serio te da credibilidad. Ser rígido te resta influencia.
Lo hemos oído muchas veces: Ni de los más fuertes. Ni de los más rápidos. Ni de los más listos… El mundo es de los más flexibles.

“El agua es mas fuerte que la roca”
Herman Hesse

So… “Be water my friend”
Bruce Lee


8.    
APRENDE. 

Aprender es, en sí mismo, un resultado de éxito.
Además en el  aprender el éxito está asegurado, solo depende de ti, de tu actitud. Aprender está en la base del futuro. En el aprender está la mejora y en la mejora la sostenibilidad.
Se aprende escuchando. Se aprende observando. Se aprende haciendo. Se aprende midiendo. Se aprende de los demás. Se aprende con los demás. Se aprende queriendo. Se aprende ganando. Se aprende perdiendo.
Se aprende siempre… que tu quieras. Es fácil… solo depende de ti.
Y cuando aprendes creces. Y crecer motiva, ilusiona… te hace feliz.
En nuestro camino sostenible me adhiero a esa máxima

“El trabajo más productivo es el que sale de las manos de un hombre contento“
Victor Pauchet

y soy acérrimo seguidor del pensamiento de mi admirado amigo y compañero Rafael Romero

“Que suerte da el estudiar en los exámenes”


9. DISFRUTA.

Aprovecha el aquí y ahora
Disfruta de tu trabajo. Es un alto porcentaje de tu felicidad en la vida
¿Invertirás 40 años de tu vida en lo que no te gusta?
Disfrutar mientras trabajas dará sentido a 40 años de trabajo. Busca tu profesión en la que disfrutas. Merece la pena la inversión.
¿Trabajo, carrera, vocación? Tu decides. Y después. . . disfruta la decisión. Mira hacia adelante. Transita el camino elegido y mejora en él. Como decía Jonas Edward Salk : “La recompensa del trabajo bien hecho es la oportunidad de hacer más trabajo bien hecho.“
Y en el camino elegido el humor es algo para tomarse realmente en serio y los pensamientos positivos fortalecerán tu sistema inmunitario. Tu cuerpo, tu mente agradecerán tu risa y  los que te rodean se lo merecen.
En ocasiones como dice Whitney Houston: “Mi mayor reto es aprender a disfrutar de las largas horas de mi duro trabajo.“ puede que solo veas una pared infranqueable y es entonces donde tus compañeros serán tu mejor punto de apoyo y la risa nuestra mejor palanca.

“La risa es la distancia más corta entre dos personas”
George Bernard Shaw


10.  AGRADECE. Aprovecha todas las oportunidades. . . para agradecer.

Al agradecer reconoces al otro. Reconoces tu necesidad. Aumentas la confianza tuya y la del otro. Fortaleces el compromiso. Construyes futuro.
Al agradecer tu te fortaleces.
Agradece lo que haces. Agradece lo que ocurre. Agradece el resultado. Cuando agradeces te permites aprender. Te autorizas a crecer.

Desarrolla una actitud de gratitud y da las gracias por todo lo que te sucede, sabiendo que cada paso adelante es un paso hacia el logro de algo mas grande y mejor que tu situación actual.
Brian Tracy

Llegados a este momento pongamos un punto y aparte y esperamos algunas otras aportaciones por vuestra parte en este nuestro caminar feliz en el trabajo, clave para que nuestra vida, dentro y fuera de la actividad profesional, sea sostenible.
Para terminar dos citas que para mi son importantes y que viniendo de personas tan diferentes añaden, desde mi punto de vista, valor al hecho de ser y caminar felices en el trabajo

“Un hombre feliz es un bien común”
George Chapman

“No hay más que una manera de ser feliz: vivir para los demás”
Leon Tolstoi

¿Y SI PONEMOS MÁS AMOR Y MENOS MIEDO?

VERSIONE ITALIANA

de Carmen Ramirez

Hablar a los adolescentes

Dedico este articulo a mis padres y a todos los padres, que nos han permitido ser lo que hoy somos. Felices.

Siempre que pienso en mi adolescencia, me viene una imagen que tengo grabada. Soy yo tras la puerta de mi habitación, con mis zapatillas de bota blancas John Smith y mis pantalones vaqueros pitillo lavados a la piedra. Estoy sentada en el suelo, con la cabeza entre las rodillas llorando desconsolada por algo que mis padres no me dejaron hacer. No recuerdo en concreto que fue lo que me prohibieron pero sé que ese día mientras lloraba, mi único pensamiento era que quería estar sola en el Mundo y que sentía mucha rabia que tampoco me atrevía a expresar.

Nadie me enseñó a comunicar mis sentimientos de manera serena.
Y  en el colegio tampoco estaba esa asignatura.

Al hilo de esto, tengo especial debilidad por los adolescentes, más que por los que están en la pre-adolescencia …que francamente creo que sean todos términos puramente teóricos: siempre se trata del único gran trabajo de convertirse en adultos.

Hoy tengo más claves para que funcione la relación con tú hijo adolescente. Te las paso por si alguna te sirviera.

Lo que más necesita un adolescente no es más de lo que necesitamos cualquier adulto: es atención.
Que sepa y sienta que estás a su lado y que pase lo que pase, pueden contar contigo. Porque también ella/él tiene miedo. Hay que entrenar el arte de la escucha.
Y hoy sé que nada es más importante para el acercamiento a una persona adolescente que darle atención desde el corazón, con paciencia sí y con amor.
Si, en alguna de mis rabietas de adolescente alguna persona se hubiese parado hablar conmigo desde el corazón, sin juzgar, sin etiquetar, explicándome el porqué de ese “no” aunque la razón fuera banalmente por el miedo, quizá mis rabietas no hubieran sido tantas..

El reconocimiento es clave para nuestros hijos: que sepan que pensamos que no es todo malo.
Nuestros hijos también pueden hacer las cosas bien. A su manera. Los padres, prohibimos cosas a los hijos de esta edad por miedo a que se pierdan momentos de la vida, por miedo a que les pase “algo malo”, por miedo “al qué dirán”. En definitiva por miedo. Incluso tenemos miedo de explicar ese miedo.
(En ese sentido echale tambien un vistzo al articulo de Paolo sobre la buena educación. ¡Pincha aquí!)
Sugiero pensar y decir una cosa buena, al menos una cada día. Cuando vayamos a cuestionarlos hacerlo siempre desde el “qué ha pasado” mejor que desde el “qué has hecho”.

Hacer actividades en familia, el simple hecho de ver una peli juntos el fin de semana mientras comemos palomitas en el sillón, cada semana elige uno.  Pequeñas excursiones, paseos, comidas especiales, cualquier actividad en la que se sienta partícipe vuestro hijo-hija. Y lo más importante, disfrutala, desconecta, siente la familia, recuerda prestar atención, escuchar.

De qué hablamos:
Entrena la paciencia y cuenta hasta 5, 10, 20, 30… o piensa en algo bonito o en una imagen relajante para evitar explotar.
Escucha, aunque muchas veces atenderás a cosas que no te gusten o no te apetecen. La mayoría de las veces, mientras te explican “sus problemas” en voz alta, se dan cuenta de las posibles soluciones. Podéis encontrarlas juntos.
Sonríe, crea alianzas.

Y simplemente…

¿si ponemos más amor y menos miedo?

 

EDUCAR LOS LIDERES DE MAÑANA /1 – ASERTIVIDAD

VERSIONE ITALIANA

de Paolo Iudicone

Publicidad del Grupo Vips

Como los seres humanos necesitan a los demás en cualquier nivel, madres y padres trasmiten a la prole las reglas que codifican las relaciones. Estas reglas son los así dichos “buenos modales”. A lo largo del tiempo, el aprendizaje de estos buenos modales se ha confundido con una “buena educación”, no obstante sea solamente una parte del dilatado proceso pedagógico.

Invitamos a las madres y los padres a volver al origen de la buena educación, para no confundir el medio (el modelo de conexión entre seres humanos) con el fin (conseguir la feliz participación de los hijos en la sociedad).

UNA PROVOCACIÓN.

Actúa de manera que tus hijos respeten sin falta las reglas de la buena educación y obtendrás niños adaptados[1].
Actúa de manera que tus hijos cultiven confianza en si mismos y hacia los demás y obtendrás adultos de verdad[2]. Que, por cierto, se distinguirán por sus buenos modales.

EDUCAR PARA LA ASERTIVIDAD.

Frecuentemente damos la así dicha buena educación como un valor de por si.

De la misma forma la trasmitimos a nuestros hijos. De alguna manera, esto conviene: los hijos hacen “lo que tienen que hacer”, lo cual, en la mayoría de los casos, coincide con lo que es bueno para ellos. Eso comprensiblemente tranquiliza el educador (para una visión diferente, lee también el articulo de Carmen Ramirez aquí).

La consecuencia es que, una vez crecidos, serán corteses pero solamente para caer bien y agradar, imitando servilmente los comportamientos aprendidos de sus educadores.

Sin embargo no eligen, porque ninguno de los educadores les ha explicado el entendimiento de naturaleza ética y social a la base de este tipo de conducta. Eso le habría permitido hacerla propia. Simplemente “se hace así, te guste o no”.

______________________________________________________________________________

Volvemos a la origen. Los buenos modales realmente nacen con un objetivo.

En la mayor parte del mundo animal, la relación padres-hijos se acaba cuando los primeros han hecho de sus hijos unos seres independientes, es decir les han dotado de los recursos para sobrevivir en el Mundo. Normalmente, significa que ellos pueden atender sus propias necesidades (casi completamente) solos.

Para las mujeres y los hombres modernos el escenario es sustancialmente diferente. Esta capacidad de sobrevivir, así como incluso lograr el éxito a niveles más altos, depende de los demás seres humanos. Tanto la satisfacción de las necesidades fisiológica (desde comprar la comida) así como la satisfacción de las psicológicas (reconocimiento, pertenencia, autorrealización) derivan de unas “transacciones” con otros seres humanos.

______________________________________________________________________________

Las competencias relacionales son determinantes y, entre estas, “pedir eficazmente” es fundamental.

Dados las premisas antes mencionadas, la conclusión nos parece evidente. Pedir es una competencia fundamental. De hecho en COACH2ENJOY facilitamos que los jóvenes incorporen estas habilidades trasversales en paralelo con las enseñanzas “verticales” propias de la formación escolar.
En la base de cualquier petición bien hecha está la consciencia de que uno puede y merece pedir. Eso pasa si confías en la bondad de los demás y te sostienes sobre una solida autoestima. En resumen, estamos sugiriendo criar personas asertivas. Este tipo de persona, cuando ofrezca un buen trato, lo hará porque le conviene y quiere.

También se precisa sentir que uno es capaz de pedir. Haber aprendido los buenos modales significa conocer (o mejor dicho, saber de conocer) las claves para conseguir lo que uno necesita.

Por cierto, la interacción “educada”, no agresiva, hasta incluso exquisita, es en primer lugar una manera de ganar, con más o menos facilidad, la atención y la colaboración de nuestros interlocutores.

______________________________________________________________________________

Para conseguir el máximo provecho de la relación, es necesario que el comportamiento esté basado en un respeto autentico del otro.

Si nos ceñimos a una perspectiva utilitarista ¿que más da si los buenos modales son auténticos en lugar de ser simplemente formales? Distinguimos dos razones, una externa (para la relación) y una interna (el bienestar personal).

  1. En primer lugar la transacción será más eficaz y eficiente. Damos un paso atrás para explicar este concepto. Los buenos modales pueden aparecer en dos escenarios: en la aceptación pasiva de las reglas y una visión oportunista de la transacción o más bien en la sincera consideración del interlocutor.
    Entre adultos asertivos se abre una conversación para la consecución de los objetivos individuales y se genera una negociación para la optimización del bienestar mutuo. A raíz de esto, es eficaz y eficiente entablar un dialogo en que cada uno escuche también las necesidades del otro. Eso permite llegar antes a la conclusión de la negociación.
    Es más, solamente por haber brindado el reconocimiento que viene de la escucha autentica, un pilar del bienestar humano, los buenos modales se vuelven a nuestro favor, como un valor añadido en la mesa de la transacción. En el caso opuesto, la innata capacidad de leer la incoherencia entre verbal y no verbal, permite desenmascarar una actuación no autentica, lo cual al final se convierte en desventaja.
    Por eso en coach2enjoy estamos convencidos que no hay alternativa: un hombre de verdadero éxito tiene incorporado el valor del altruismo.
  2. En segundo lugar, la amabilidad que nace de la asertividad es necesaria para el bienestar del individuo que la practica y su misma felicidad.[3] «El hacer cosas para los demás es algo admirable a veces, pero si se hace a expensas de uno mismo, simplemente enseñarás a los demás a comportarse de manera que solo puede engendrar resentimientos». Una persona que se mueva en la vida en el respeto pasivo de las reglas, delega su felicidad a un elemento externo e inevitablemente no la consigue[4].

Francesc Torralba da un paso más allá: «es (…) la calidad de los vínculos que da sentido a la vida, la exquisitez del trato que somos capaces de dispensar»[5].

Si es esta la medida del éxito, el crear relaciones cálidas y sinceras, ¿qué más puede desear un padre sino dar a su hijo la posibilidad de vivir de la manera más exitosa posible?


[1] BERNE (2007). “JUEGOS EN QUE PARTICIPAMOS”, RBA LIBROS, S.A., BARCELONA.

Padre, Adulto, Niño son los tres estados del yo definidos en Análisis Transaccional. Cada uno con sus propias funciones, definen la personalidad.  El Padre es donde se encuentran los sentimientos, enseñanzas, ejemplos que hemos aprendido e interiorizado de nuestros educadores y de las otras figuras adultas relevantes. El adulto es la parte racional de todos nosotros, en la que procesamos la información. Examina y evalúa la situación según el resultado, basándose un cálculo de probabilidades. El niño concierne a la espontaneidad y la emoción. En particular, distinguimos el “niño natural”, a decir espontáneo, del “niño adaptado”, a decir bueno, obediente y dócil bajo el control del padre interior, Este último actúa para conseguir aceptación: en positivo contribuye activamente en el marco de las reglas, en negativo suscribe pasivamente las reglas y se somete, compadeciéndose, al Padre interior. [2] STEWART, JOINES (2007). “AT HOY. UNA NUEVA INTRODUCCIÓN AL ANÁLISIS TRANSACCIONAL”. ED. CCS. MADRID.

[3] Para no hablar del circulo virtuoso que nos devuelve bienestar favorecendo la felicida de los demás.

[4] DYER (1978), “TUS ZONAS ERRÓNEAS”, RANDOM HOUSE, BARCELONA.

[5] TORRALBA (2008), “EL SENTIT DE LA VIDA”, ARA LLIBRES, BARCELONA.

LA GESTIÓN DE LA EMOCIÓN AJENA

meeting-106591_640

desde el taller para Libros Libres por Paolo Iudicone y F. Javier Moreno

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL ES TAMBIEN INTRAPERSONAL

Hemos aprendido a gestionar la emoción así dicha intrapersonal en nuestros primeros talleres (aquí  los artículos relacionados: parte 1, parte 2, parte 3).

Esa es una base imprescindible para el desarrollo y la aprovechamiento de todos los tipos de inteligencias multiples de Gardner.

Saber percibir, reconocer y manejar las emociones propias no es todavía suficiente. Mujeres y hombres vivimos en un mundo social en el que conseguir un resultado significa saber pedir, responder, contactar con los demás con todo el cargo emocional que también ellos llevan.

Por eso la inteligencia emocional es tanto intrapersonal como – precisamente – intrapersonal.

La llave está en dos palabras, que hablan de actitudes, habilidades, técnicas: rapport y asertividad.

EL RAPPORT

A través del rapport creamos una buena relación con el otro. Alguien lo define como el arte de conseguir que alguien quiera escuchar lo que decimos porque confía que es creíble e importante para él.

El rapport se crea esencialmente acompasando nuestra contraparte con:

  • voz
  • cuerpo
  • lenguaje.

En este ultimo caso se haga referencia a los sistemas representacionales visual, auditivo, kinestésico.

LA ASERTIVIDAD

Por su parte, como estrategia y estilo de comunicación, la asertividad se diferencia y se sitúa en un punto intermedio entre otras dos conductas polares: la agresividad y la pasividad. Es un comportamiento comunicacional en el cual la persona manifiesta sus convicciones y defiende sus derechos. Es una forma de expresión consciente, congruente, clara, directa y equilibrada, cuya finalidad es comunicar nuestras ideas y sentimientos o defender nuestros legítimos derechos actuando desde un estado interior de autoconfianza, en lugar de la emocionalidad limitante típica de la ansiedad, la culpa o la rabia. A través de la asertividad

  • resolvemos de una manera más sana los conflictos, pudiendo frenar discusiones que de otra forma acaban deteriorando la relación.
  • Mejora nuestra autoestima al haber podido expresar nuestros deseos, opiniones, críticas justificadas sobre algo, lo que nos molesta y los sentimientos que experimentamos.
  • Al no responder de forma agresiva, nuestros interlocutores nos escucharán mejor y con más atención, al no sentirse atacados.

Desde la asertividad es posible gestionar una persona que expresa:

  • Rabia. Hablando con fluidez y control, seguros y relajados. Teniendo  una postura recta y manos visibles mientras miramos a los ojos. Los gestos serán firmes sin aspavientos.
  • Tristeza. Mostrando interés con la postura, declarando agrado por escuchar mientras demonstramos respeto por lo que el otro piensa y siente, con confianza en sus capacidades.
  • Miedo. Llevando el interlocutor al seguro aquí-ahora, si necesario a través de una análisis de la situación. Suportando el ella/él en la gestión con la visualización de las posibles situaciones y sosteniéndole formulando un elenco de sus recursos y re-encuadres positivos.

Píldoras de “liderazgo y sostenibilidad” – n.1 – SIEMPRE HAY TIEMPO.

20071210170219-tiempo3

por José Manuel Iñiguez

SIEMPRE HAY TIEMPO…

Echando la vista atrás y reflexionando sobre lo andado, para mí una de las conclusiones más claras  es que siempre hay tiempo.

El día a día nos empuja muchas veces a emprender acciones, a correr de un lado para otro, a afanarnos en cumplimentar actividades. Y muchas veces si nos  preguntamos ¿para qué?,  nos damos cuenta de que no tenemos respuesta, o que la respuesta no nos gusta. Por eso mi primer comentario es que siempre hay tiempo para pensar y que es nuestra responsabilidad como líderes de personas facilitar e impulsar el pensamiento de nuestros colaboradores y de nuestros equipos.

Las actividades realizadas y por fortuna las oportunidades de éxito trabajadas nos confirman todos los días, que los éxitos son fruto de las ilusiones y el trabajo en común y que ese éxito es además mucho más gratificante cuando lo podemos además disfrutar con nuestros compañeros. Por eso también pienso que siempre hay tiempo para compartir y que trabajo fundamental de los “managers” es el de propiciar y dar ejemplo desde la actitud y desde la asignación de recursos para el establecimiento de los foros y el clima que permitan ese compartir. Así lograremos que el resultado del equipo sea siempre mayor que la suma de los brillantes talentos que tenemos en las organizaciones.

Todos hemos experimentado la alegría de ganar, aún cuando los hechos objetivos a priori estaban en nuestra contra, y después de reflexionar sobre el porqué habíamos conseguido el triunfo llegar a la conclusión de que lo único que nos había diferenciado de nuestros competidores era que habíamos trabajado mejor como equipo. El “todos a una” había sido nuestra principal fortaleza. Por eso creo que siempre hay tiempo para la complicidad y que como jefes, tener claros los objetivos y ser honestos compartiéndolos con el equipo, motiva y obtiene mejores resultados que los brillantes principios mal expuestos, peor entendidos, no compartidos y peor implementados.

Desde mis errores tengo claro que los mayores éxitos han venido del riesgo y del aprendizaje y que las tres situaciones, asunción del riesgo, equivocación y aprendizaje, han sido fundamentales a lo largo de estos muchos años que llevamos recorridos en los negocios. Por consiguiente seguiré defendiendo que siempre hay tiempo para aprender y mejorar y que es nuestra responsabilidad como gerentes, sea cual sea nuestro nivel, el de facilitar que las personas se arriesguen por lo que creen, suministrarles los recursos para el análisis y medición del desempeño y empujar y sostener el aprendizaje y el espíritu de mejora tanto a nivel individual como de equipo. Estos comportamientos me han sido siempre recompensados frente al establecimiento de brillantes mecanismos de competencia interna y de ideales directrices sin riesgo a personas que no les interesaban los “por qué” y los “para qué”.

Y ya para terminar una última reflexión que sigue persiguiéndome todos los días, las ideas son necesarias, la ilusión nos alimenta, el trabajo y el esfuerzo son imprescindibles, pero la sostenibilidad en el negocio y por consiguiente de las organizaciones necesita ineludiblemente de buenos resultados, y estos, los buenos resultados, solo son posibles desde, por y para los clientes. Por tanto soy un convencido de que, sea cual sea nuestro negocio, actividad, producto, organización… , siempre hay tiempo para los clientes y como gestores de recursos nuestra primera e ineludible misión es la de alinear estos recursos para el mejor cumplimiento de las expectativas de los clientes y de nuestros compromisos con ellos. Esta será la mejor y más eficiente forma de defender lo más preciado que tenemos en la empresa, nuestros compañeros y su talento.

Las anteriores reflexiones en voz alta son las que me animan a plantear algunas ideas para que exploremos y disfrutemos juntos el camino para la sostenibilidad.

No dejaran de ser disculpas para que encontremos el tiempo necesario para lo que realmente es importante. Porque SIEMPRE HAY TIEMPO PARA LAS PERSONAS y es nuestro trabajo no olvidarlo y fomentarlo. . . MERECE LA PENA.