Archivo de la categoría: La realidad es tu realidad

La verdad no existe.
Lo que nos alcanzas a través los sentidos es un pequeño trozo de lo que nos rodea.
Además, lo que nos percibimos es seleccionado por el cerebro.
Además, lo que percibimos por el cerebro es, inevitablemente, sujeto a su interpretación.

TIENES COSAS MÁS GRAVES QUE TÚ PARA ATENDER.

di Paolo Iudicone Castiglioni
piudicone@coach2enjoy.org

Me baso en un axioma que comparto con muchos coaches, de enfoque cognitivo como espiritual: “cada persona se comporta de la manera mejor posible”. Si no fuera así, se comportaría – lo digo tan fácil – de otra manera. Otros añaden: “… de la mejor manera, dadas sus circunstancias”.
Personalmente creo que, si entendemos a las personas como un todo físico, psíquico, emocional y espiritual, nunca falta nada, ni que las circunstancias pueden ser más funcionales.

A raiz de esto, es interesante preguntarse ¿porqué una persona enferma?

Un paso atrás. El tema es: a qué nivel del Ser miraramos cuando hablamos de “enfermedad”. Y, desde otro lado, desde qué nivel empezamos a intervenir con el cliente sobre ese asunto.
De nuevo, no soy nada más que mi cliente como para darle sugerencias sobre su propia vida, pero sí puedo acompañarle hacia un espacio diferente donde mirar, y tal vez, de alguna manera, distinta, la situación que genera sufrimiento. Volvamos al Ser. La persona no es solo ese individuo al qué los padres han dado un nombre, y que sigue identificándose como Paolo, Ángela, José, … como un coach, una madre, una hija, un marido, un manager, … un pequeño ser humano.

“Eres un ser espiritual inmerso en una experiencia humana”
Pierre Teilhard de Chardin

A lado de lo que se puede tocar, oír, oler, ver, hay días que vislumbramos algo más.
Es entonces que empezamos a darle al sufrimiento de ese ser humano – que  quizás no solo toca, oye, huele – otro sentido.
Si nada le falta, enferma porqué así le sirve y así quiere.

Hay aprendizajes para hacer más importantes de la salud, como por ejemplo darte cuenta de que amar significa permitir a los demás que también amen y entonces enfermas, así al final acabas de ser el niño bueno que cuida de todos y te obligas a que te cuiden.
Hay tareas más altas que tu propio bienestar, como por ejemplo dedicarte a defender muchos seres humanos. Por eso, tú eliges ponerte a ti misma/o en segundo plano, y lo mismo haces con tu cuerpo.
Hay funciones más amplias que tu vida personal, como por ejemplo mantener unida tu familia, y no te importa a ti si no consigues desarrollar una tuya.

Todo esto lo respeto. Honro este “algo más grande” que a ti te guía (como diría Hellinger).
Otra cosa es que sienta que no quede nada para hacer en proposito.
Hay otras maneras, menos sufridas de aprender, menos irrespetuosas de entregarte, menos infantiles de atender a tu función en esta vida.

Anuncios

CÓMO SALIR DE LAS CREENCIAS LIMITANTES

de Carmen Ramírez Ayala

QUÉ SON

La creencia es una afirmación personal que consideramos verdadera.

Gran parte de nuestras creencias las formamos entre los 0 y 6 años de edad, cuando nuestra mente consciente y real, aún no está desarrollada, por tanto pasan al subconsciente.

Las creencias son positivas cuando potencian nuestro valor y nuestras capacidades.

Las limitantes son una percepción de la realidad que nos impide crecer, desarrollarnos como personas y alcanzar todas esas cosas que nos hacen ilusión.


CÓMO DETECTARLAS

Si nosotros creemos que no podemos, el cerebro ya nos predispone para eso, pensando en todo lo que nos va a ir mal en lugar de todo lo que puede ir bien. Si además las decimos en voz alta, las arraigamos. Comenzar las frases con –yo creo qué – es un indicador de creencia …Actúa, y piensa por qué lo crees, y de dónde te viene esa frase, dónde la has escuchado antes….

Ejemplos de creencias limitantes de capacidad:

  • Soy malísima para los idiomas.
  • No puedo hablar en público, me bloqueo.
  • No doy más de si, no soy inteligente.

Ejemplos de creencias limitantes de posibilidad

  • No tengo tiempo para ir al gimnasio.
  • Para qué me voy a presentar a la vacante, seguro que no me eligen.
  • Ya hay mucho cv inscritos, para qué lo voy a echar.

Ejemplos de creencias limitantes de merecimiento

  • No me merezco lo que tengo
  • No merezco que me quiera tanto
  • Como no tengo estudios no merezco un buen trabajo.

Estas creencias, son el efecto acumulado de una “programación” de toda una vida y el resultado de un pasado programado negativamente.
CÓMO CAMBIARLAS

“No os creáis nada, no importa dónde lo leáis, o quién os lo haya dicho; aunque lo haya dicho yo, a menos que concuerde con vuestra propia razón y vuestro sentido común”.

-Buda-

Cuestionar una de nuestras creencias puede desestabilizar todo el sistema, al afectar a aquellas otras que se derivan o están relacionadas con ella. Esta es la razón por la que somos muy reacios, en muchas ocasiones, a modificar alguna de nuestras creencias.

Para cambiar la creencia:

  1. Detecta la creencia
  2. Establece la meta a conseguir
  3. Cambia y potencia la creencia, conviértela en palanca de acción.
  4. Cambia tú lenguaje, quitando el NO de la frase y los PEROS se re-programa la mente

Ejemplo:

  • Voy a conseguir ese trabajo.
  • Voy a presentarme a la vacante de la empresa, aprenderé y tendré nuevos retos.
  • Por intentarlo que no quede
  • Yo sirvo para eso y soy capaz.

Tu vida es un reflejo de tus creencias.

Si cambias tus creencias y tu actitud verás que cambiará todo a tu alrededor.

PD: Estas creencia te han sido necesarias hasta ahora o tienen a que ver – además que contigo solamente – también con el sistema a qué perteneces. Si te cuesta cambiarlas, habla con tú coach, seguro te podrá ayudar.

Pinterest-Logo-Vector-by-Jon-Bennallick-02
La viñeta del articulo
YouTube
El video del articulo

EL PLACER DE DESPLEGAR ETIQUETAS

Un paradigma del coaching dice: “tú no eres lo que dices de ser, sino lo que haces”.

Un ejemplo: una cliente afirma «soy vaga» y luego añade que, desde años, nada tres veces a la semana y va al gimnasio otras tres. Pues, estará más bien en la categoría de los deportistas.
Límpido como el agua, sobre todo si a este punto se realizara uno de los posibles milagrosos cambios de observador que el coaching ontologico llama “quiebres”. Una buena pregunta tipo “¿y cómo me definirías a mi si hiciera lo mismo, vago?” y las lentes deformantes que siempre esta persona ha tenido delante de sus ojos se rompen y ella ve una imagen más verdadera de la realidad.

Sin embargo creo que eso es sólo el comienzo. Aunque sea un momento importante, es todavía poco lo que ha llegado a la consciencia.
En mi experiencia estas disonancias entre pensamientos y acciones ocurren cuando lo que estamos haciendo no es en linea con nuestra propia personalidad. Nos vemos una realidad muy distante de la objetividad porque estamos haciendo algo que no nos gusta, las acciones en marcha no responden a una exigencia propia. A decir, con el ejemplo de arriba, la persona en cuestión no ha decidido ser deportista y lo ha asunto como un “se debe” o una fuga de otros entornos, …

Estas decisiones son, al final, reacciones a una idea de si mismo o, peor aún, a un ideal de si mismo, o, incluso peor, a un miedo sobre si mismo.
Se trata de un pensamiento respecto a la hipótesis que agir diferentemente es un riesgo para la identidad
Este pensamiento se podría leer así: «Yo soy pigro y no puedo permitirme de ser pigro, si no, lo que ocurrirá es [pon aquí una cualquier tragedia mortal, normalmente un clásico como “no sirvo para nada” o “nadie me amará”]».

Imaginamos que estamos en sesión con la cliente ‘vaga’.
En nuestra ayuda viene un paradigma de la Terapia de la Gestalt: “el driver principal del ser humano es el placer”.
«¿Tienes gusto a entrenar seis veces a la semana? ¿Qué objetivo positivo te motiva?»
Puedes contestar «no, no me motiva nada». Pero no me quedaría satisfecho. Un placer tiene que haberla guiado hasta ahora. ¡Descubrimos juntos cual es!

Por cierto, hay una única respuesta a la pregunta «¿eso te hace estar bieni?»

Dejar de describirte a ti como una persona activa o pigra, así como guapa o fea, rica o pobre, lista o tonta… eso es muy necesario. Más importante todavía es saber lo que te hace estar bien o cual resultado te hará estar mejores. Las acciones para conseguir ese mayor bienestar no las vivirás entonces como obligaciones y además, si no funcionarán, se pueden cambiar sin afectarán tu autoestima (porque no eres tú, la persona, a ser equivocada y tampoco tus metas, si no el simple plan).

¿Cómo te darás cuenta de que funcionan?

Nunca me cansaré de repirlo. La respuesta es: al ponerte en marcha “estarás más feliz”.

A FALTA DE UNA CONVINCENTE REALIDAD, CREO MI FABULA /1

PARTE 1. El fundamento científico

Ultimamente la física, el reino de la verdad Cartesiana, de la visión de la realidad como nuestra cultura la interpreta desde dos mil años, nos brinda una serie de teorías que hace pocos años alguno habría podido definir sobrenaturales.

Se trata de una serie de contrasentidos.

1911, Rutherford describe el átomo: el ladrillo de la materia está compuesto – simplificamos pero mucho ¡pido disculpa a los científicos! – de una manzana, el núcleo, cargado positivamente alrededor de la que se mueven uno o más semillas de carga opuesta, electrones, a un kilometro de distancia.
Entonces: ahora sabes que tú estás hecho el 70% de agua y, si no bastara, dicha agua está hecha de vacío en el que se mueve energía…

1962, Feynman dice: una partícula, en cuanto es materia y al mismo tiempo energía, no se ve sino en el momento mismo que decidimos pararla. La realidad es creada por el observador (que para la partícula) e inevitablemente la modifica…

1983, Aspect y su equipo descubrieron que, bajo ciertas circunstancias, partículas subatómicas como los electrones son capaces de comunicarse instantáneamente entre sí, independientemente de la distancia que las separe: una partícula parece saber siempre lo que está haciendo la otra. El problema que hay con este hecho es que viola el principio de Einstein de que ninguna comunicación puede viajar más rápido que la velocidad de la luz.

El físico de la Universidad de Londres, David Bohm cree que los hallazgos de Aspect implican que la realidad objetiva no existe y que el universo es una ilusión de la mente, un holograma gigante cuya solidez es una ilusión.

El holograma nos enseña que algunas cosas del universo no permiten el enfoque seguido por la ciencia occidental durante la mayor parte de su historia. Si intentamos investigar a través de la disección de las cosas en sus partes con algo construido holográficamente, no obtendremos las piezas de las que se compone, sólo obtendremos pequeñas imagens del todo.

Bohm cree que la razón por las que las partículas subatómicas son capaces de permanecer interconectadas independientemente de la distancia que las separe no se debe a que se emita y reciba alguna clase de misteriosa señal, sino a que la separación es una ilusión.

En realidad seríamos “receptores” flotando por un mar de frecuencias de lo que extraemos algunas que interpretamos como realidad física. Un canal de los muchos extraíbles del holograma “Universo” en el límite de nuestros sentidos.
Por lo que se refiere a la vista, por ejemplo, la región del espectro electromagnético que el ojo humano es capaz de percibir es muy pequeña y corresponde a un pequeño intervalo: las longitudes de onda desde 400 hasta 700 nm.